Acanthus Mollis es un arbusto perenne floreciente del que se aprecian a menudo más sus hojas que las flores. Resulta una buena selección para un jardín con sombra o sombra parcial. Se establece como un amplio grupo de hojas grandes, brillantes y de bordes irregulares.

Crecerá más de un metro de altura y se extenderá aproximadamente un metro y medio. Desde finales de la primavera hasta mediados de verano, producirá espigas impresionantes de flores blancas delicadamente veteadas de color púrpura que se mantienen sujetas dentro de brácteas de color castaño violeta.

Las hojas fueron utilizadas extensivamente en el arte griego y romano, por lo tanto, emiten un aire clásico distinto a muchas otras variedades. Esta subespecie, resulta una buena planta de cobertura vegetal, su follaje forma una cubierta atractiva debajo de los árboles o entre los arbustos.

Usos medicinales

Desde hace siglos se ha estado utilizando como planta curativa, pues sus hojas y raíces son astringentes. Entre los usos medicinales que puedes aprovechar al tenerla tan cerca de tu hogar se incluyen:

  • Articulaciones dislocadas: una pasta hecha de sus hojas y flores, tiende a normalizar los músculos así como los ligamentos afectados. Llega al punto de relajarlos y apretarlos para alentar que la articulación se encuentre de vuelta a su lugar.
  • Quemaduras: las hojas trituradas, se han utilizado como una cataplasma en quemaduras. De igual manera, para uso interno por sus propiedades emolientes resulta útil en el tratamiento de las membranas irritadas dentro de los tractos urinario y digestivo.

Plantación de Acanthus Mollis

Su propagación puede hacerse a través de cortes de raíz durante los primeros días de la primavera o el otoño. Afortunadamente, de esta manera se puede sembrar directamente en la posición permanente que tienes planeada para ella.

Como la Acanthus Mollis puede llegar a ser muy invasiva, es difícil de erradicar. Cualquier brote lateral que suba puede ser removido y trasplantado a principios de la primavera de cada año. Los cortes de la raíz se pueden tomar a finales de otoño o principios del invierno.

Para realizar la plantación a través de semillas considera tomar en cuenta lo siguiente:

  • Consigue un semillero especial para este proceso.
  • Agrega un poco de suelo arcilloso profundo.
  • Esparce unas semillas.
  • Cúbrelas con al menos 5 cm de suelo.
  • Agrega suficiente agua para mantener húmedas las semillas.
  • La germinación tardará de 21 a 25 días.

Una vez que las plántulas son lo suficientemente grandes para manejar, es momento de pasarlas a macetas individuales. Para formar grandes colonias puedes trasplantar, este proceso se realiza con facilidad. Para ello es recomendable:

  • Mantenerlas en cultivo individual durante al menos dos años antes de establecer.
  • Ubicar una maceta de gran tamaño, especialmente si en tu zona los inviernos son húmedos.
  • Añade suelo arcilloso profundo.
  • Cavar un agujero tan profundo como la bola de raíz.
  • Una vez que introduzcas la planta, agrega un poco de compuesto y culmina con suelo arcilloso.
  • Agrega suficiente agua.

Cuidados de la planta

La sabiduría de cultivarlas en el jardín depende del clima donde pretendas establecerla. Se extenderá a través de corredores, especialmente en áreas con calidez similares a su clima nativo mediterráneo.

Entre los cuidados generales de esta especie, se incluyen:

  • Suelo bien drenado.
  • Programar un proceso de riego regular cuando está en período de crecimiento activo.
  • Disminuir la cantidad de riego cuando ya se ha establecido.
  • Agregar compuesto a sus alrededores dos veces al año.
  • Retirar algunas hojas de la base para no entorpecer el crecimiento de las plantas que se encuentren cercanas.
  • Poda para quitar las flores gastadas y hojas viejas.

Plagas o enfermedades

En general, no sufre de muchos problemas de plagas o enfermedades. Sin embargo, en ocasiones las babosas o caracoles pueden visitarla para alimentarse de su follaje. Por esta razón, es necesario que mantengas vigilada cualquier amenaza potencial y tratarla según se requiera.

Una vez que esto suceda puedes notar los síntomas siguientes:

  • Depósitos de limo en hojas, tallos, tierra y superficies duras.
  • Agujeros irregulares en los tejidos vegetales.
  • Brotes y hojas de apariencia cortada.

Existen varias maneras de controlar esta situación:

  • Trasplante de plántulas.
  • Utiliza la cobertura de las frutas como el melón, naranja o pomelo con el lado cortado hacia abajo cerca de las más vulnerables.
  • Coloca cintas de cobre alrededor de los contenedores como una especie de barreras.
  • Utiliza fungicidas químicos. Sigue las instrucciones de los fabricantes y espárcelo cuidadosamente alrededor de la base. Recuerda almacenarlo con seguridad en especial si posees mascotas o niños pequeños.

La mayoría, una vez establecidas, toleran cualquier tipo de daño por parte del caracol. Si es tu caso, quizás debas interrumpir las medidas de control y sólo mantenerlas bajo observación periódica con el fin de evitar cualquier deterioro en el plantío.

Consejos y recomendaciones

Son unas de las plantas más populares entre paisajistas por el grupo de sus hojas verdes brillantes, profundamente cortadas que aportan una apariencia llamativa a cualquier jardín o patio.

Si bien es cierto, depende del método de siembra, cuidado y atención que le ofrezcas para cultivarla con éxito. Estamos seguros que si complementas tu rutina con algunos de los consejos que compartiremos contigo obtendrás un buen desarrollo.

  • Considera antes de establecerla que prefieren crecer en sombra parcial.
  • Necesitan de la protección del sol caliente de la tarde.
  • Fertiliza durante la primavera con abono orgánico completo.
  • En los climas cálidos, el arbusto permanece inactivo a finales de verano, sin embargo cuando se da inicio al otoño vuelve a verse con vida.
  • Necesitan establecerse a un metro de distancia como mínimo en un cultivo profundo.
  • Asegúrate de ofrecerle una humedad razonable.
  • Las puntas de la flor se deben quitar y destruir antes de que fijen una semilla.
  • Siembra directamente en el jardín antes que el suelo comience a calentar, preferiblemente .a principios de la primavera o tan pronto como la semilla esté madura.
  • En climas más fríos, las plantas de Acanthus Mollis deben protegerse contra el daño de raíz de invierno.
  • Se pueden cultivar en hierba gruesa, que se pueda cortar durante el otoño. Sin embargo, se arraiga profundamente y si lo desentierras, casi seguramente encontrarás que vuelve a crecer a partir de los restos de raíces que quedan atrás.