Las flores más vistosas deben y tienen que presumirse en el jardín. Hay amantes de las flores que optan por esconderlas en algún rincón de su hogar, pero todos sabemos que su belleza no debe ser desperdiciada y tienen que  coronar nuestro frente otorgando armonía y vistosidad a toda nuestra casa.

Pero a la hora de decidirnos por una de estas, terminamos originándonos dolor de cabeza al no saber cuál de ellas elegir. Pues bien, para quitarte este malestar, el día de hoy te ilustraremos en el correcto cultivo de las flores de Hortensia, una planta que te prometemos cubrirá todas tus expectativas decorativas.

La Hortensia posee toda una variedad de colores que pasa por el blanco, azul, amarillo y rojo. Sobre todo son famosas estas últimas y todas las tonalidades que varían de él. Gracias a esto, tendrás todo un catálogo a la orden para poder elegir la especie que más se ajuste a tu agrado. Además de esto, su reproducción suele ser muy sencilla, es una de las plantas más fáciles de plantar y de cuidar. ¡Qué esperas! ya no busques más, la Hortensia es la flor indicada para ti.

Plantación de las flores de Hortensia

Pero para asegurarnos que nuestra especie crezca lo más saludable posible, debemos tomar algunas previsiones antes de proceder a cultivarlas, algunas de estas son:

  • Selecciona la especie ideal: Se distinguen dos familias principales de las flores de Hortensia: la Microfilia y la Anabelle, la primera es ideal para zonas cálidas; la segunda se adapta muy bien a las temperaturas frías. No escojas cualquier especie, elije la que se ajuste a las condiciones climáticas de tu región.
  • Escoge el hijuelo más saludable: Factores como el desarrollo de las raíces, la verdosidad de las hojas y el tamaño del tallo nos dirán cómo será la planta una vez sea toda una adulta. Procura seleccionar una con raíces abundantes y que su tallo no sea superior a los 12 centímetros. Evita aquellas con flores abundantes pues no suelen producir muchas flores.
  • Decídete por el color que desees: Puede tomarte semanas decidirte por algún color de las flores de Hortensia. Te alentamos a no tomar esta decisión a la ligera, pues las verás todos los días cuando salgas de casa. Si no logras decidirte por una sola, puedes optar por escoger 2 o 3 colores diferentes para lograr equilibrio y armonía a tu jardín.

Ya hemos hablado de propiedades estrictamente de la Hortensia, pero pasemos ahora a ilustrarte en cuanto a las previsiones en cuanto a los factores externos:

  • Suelo: Debes evitar sembrarlas en terrenos muy secos. Las Hortensias necesitan de constante humedad para que se desarrollen y que sus flores nos deleiten con colores llamativos. Agrega una bolsa de abono si el suelo de tu jardín no posee estas características.
  • Clima: Ya te hemos detallado las dos especies de familias principales que podemos encontrar. Pero te decimos que, aunque ambas poseen características diferentes, las dos son muy sensibles durante los primeros 2 meses de haberlas plantado. Dispón de un lugar en donde se encuentren protegidas de las inclemencias del viento, del sol  y de la lluvia.
  • Época: Es imposible pensar en la estación primaveral sin imaginarnos un campo de flores. Precisamente esta época es la ideal para plantarlas y la Hortensia no escapa de ello. Procura cultivarlas apenas comience la estación para, si tienes algo de suerte, disfrutar de sus ramilletes ese mismo año.

Ahora que estás prevenido en cuanto a todos estos aspectos, pasemos sin demora a la cuestión de su plantado: Te recomendamos que elijas tu hijuelo un día antes de plantarlo; déjalo toda la noche en un recipiente con agua y levántate temprano el otro día para sembrarlo. Asegúrate de que no posea más de 4 hojas para que estimule su crecimiento una vez entre en contacto con su nuevo hogar.

Cava agujeros de 7 centímetros de profundidad y siémbralas asegurando de compactar bien el terreno con la palma de la mano. No las plantes a una distancia menor de 30 centímetros si planeas cultivar más de una especie. Riega solo superficialmente y ¡Listo! Ya habremos culminado con el primer proceso, pasemos ahora sus respectivos cuidados.

Cuidado de las Hortensia

  1. Riégalas a diario temprano por la mañana y en la tarde al caer el sol. No debes dejarlas largos períodos sin agua pues retrasarás su floración.
  2. Abónalas cada mes durante el primer año para proporcionarles todas las vitaminas para que florezcan. Aunque usualmente suelen hacerlo solo a partir del segundo año, si las abonamos aceleraremos esto y lograremos que florezcan ese mismo año.
  3. Pódalas de acuerdo a tu gusto. La mayoría suelen crecer en forma de arbusto así que podrás darle la forma que desees. Eso sí, al menos debes hacerlo una vez al año.
  4. Retira las flores y las hojas secas manualmente. Evitemos usar las tijeras de jardín pues están se desprenden muy fácilmente con el contacto.

Control de plagas y enfermedades

Deberás estar muy atento pues la Hortensia es propensa a ser atacada por diversas plagas y enfermedades. Para prevenirlas, solo deberás estar en guardia y vigilante para protegerla. Las más comunes son:

  • Hongos: debido a que necesitan de mucha humedad es posible que aparezcan colonias de hongos en el nacimiento de su tallo. Si tu Hortensia es presa de hongos solo debes rociar la zona con un poco de fungicida y ya nos desharemos de esta molesta plaga.
  • Insectos: Sobre todo las colonia de hormigas que habiten al pie de nuestra planta. De visualizarlas rocía la entrada de la madriguera con insecticida. Si es muy abundante la cantidad de hormigas que la acosan, deberás llamar a un exterminador.
  • Caracoles come hojas: Es la plaga más peligrosa de todas pues solemos ignorarlos por completo. Aunque parezcan lentos al desplazarse, no lo son igual al comer. En una noche pueden dejar a nuestra planta toda estropeada. De percatarte de que uno acosa a nuestra Hortensia solo retíralo manualmente y sitúalo lo más lejos que puedas.

Consejos y recomendaciones adicionales

  • No retires los ramilletes de su primera camada de flores. Si lo haces seguramente pasarán 2 años más para la segunda. Mejor deja que adornen con sus colores a todo tu jardín.
  • Sácale hijuelos solo a partir del segundo año de haberlas plantado. Así estaremos seguros de que resistirán valerse por sí mismos.
  • Mantén tus instrumentos de podar siempre desinfectados para evitar contagiar con alguna enfermedad a nuestra Hortensia.