Pimientos

Originario de las zonas tropicales y subtropicales de América, el pimiento se ha expandido alrededor de todo el mundo gracias a su maravilloso sabor. Su especie ofrece una inmensa variedad de formas, tamaños, colores y sabores que satisface grandes necesidades en el mundo culinario.

A lo largo de los años, se han utilizado como remedios naturales para la anorexia. Además, tiene efectos analgésicos, estimula el apetito y facilita el proceso digestivo, es un excelente estimulante y tiene propiedades antirreumáticas y antiácidas.

También es conocido como chile, y ají. En cada país, sus diferentes variedades son llamadas de manera diferente. Por ejemplo, en Venezuela se conoce el ají dulce, ají picante y pimentón. En otros países, ajíes, chiles, guindillas y pimientos chiltoma, locote…

A continuación te explicaremos cómo plantarlos y los cuidados que debes tener. Sin duda alguna, si decides plantarlos, te encantará lo colorido que hará lucir tu jardín con su maravilloso fruto.

Contenido

Plantación de pimientos

flor de pimientos

A pesar de la diversidad que existentes, al ser todos semejantes, el proceso de plantación es el mismo. Se recomienda plantarlas durante los meses de  Agosto y Septiembre.

No será necesario comprar las semillas, puesto que son muy fáciles de conseguir. Retíralas del interior del tipo que quieres sembrar y posteriormente déjalas en un lugar donde puedan secarse.

Es una planta mediana que puede dar sus frutos perfectamente en cualquiera de los lugares en que se siembre. Una vez secas, puedes elegir entre plantarlas en semilleros, en una maceta o directamente el en suelo de tu jardín.

Con tan sólo un par de plantas que siembres, será suficiente para satisfacer a una familia completa durante tres meses. Para esto se debe:

Plantarlas a una profundidad aproximada de tres cm y luego regar la tierra.

Luego, se deben plantar a una distancia de 40 cm entre sí. En caso de que quieras un pequeño huerto, las hileras deben estar separadas a una distancia de 100 cm. Al cabo de aproximadamente 20 días de buenos cuidados, la planta finalmente habrá germinado.

Si se desea plantarlas en macetero primero, podrás trasplantarlas a su lugar permanente a los dos meses; cuando tenga unas 9 hojas  y la tierra esté a temperatura ambiente (nunca fría).

Cuidados de los pimientos

Mientras más cuidado y amor le des a tu planta, mejores serán los resultados que cosecharás. No necesitas estar pendiente de ella las 24 horas del día. Basta con no olvidarte de ella y estar constantemente al tanto de su progreso.

  • Suelo: En general, se adaptan muy bien a  los suelos húmedos y ligeros. Sin embargo, la materia orgánica es primordial. Se puede abonar con compost o estiércol, aunque el pimentón prefiere el humus de lombriz. Si se planta en macetas, le cae de maravilla la aplicación de fibra de coco.
  • Riego: Es importante regarlos regularmente, pero no en exceso porque podrían tomar un sabor amargo, además podría llevar el tallo y los frutos a la pudrición. Este tipo de plantas, no es lo suficientemente fuerte como para soportar encharcamientos.  Algunas personas recomiendan dejarlos pasar algo de sed.

En plantas como esta es recomendable el sistema de riego por goteo, donde no tendrás que preocuparte por no mojar las hojas ni la parte inferior de su tallo (ya que esto podría darle paso a alguna enfermedad u hongo)

  • Clima: El clima ideal es mayor a 20° C, pero pueden darse bien a partir de 15°C. El frio sin duda no va con ellos, pero el exceso de sol tampoco. Un lugar perfecto es donde puedan aprovecharse de la luz solar y de algo de sombra que ayude a minimizar el cambio de temperatura entre el día y la noche.
  • Cosecha: La maduración, por lo general se da al cabo de 4 a 5 meses. En lugar de arrancarlos, lo  mejor es cosechar utilizando una tijera o cuchillo. Se pueden cosechar cuando están maduros (depende de su variedad pueden madurar de color rojo, amarillo, morado y naranja) o cuando están verdes. Cuando adquieren el color de su maduración, estos adquieren un sabor más fuerte.

Plagas/Enfermedades

Variedades del pimiento

  • La araña roja: es una plaga que se acomoda muy buen entre las hojas. Lo primero que provocan son las típicas manchitas marrón claro. Y si no se eliminan rápidamente podrían construir sus telarañas entre el tallo y las hojas. Muchas personas utilizan azufre para eliminarla.
  • Rara vez se ve uno enfermo. Suele ser fuerte y difícil de enfermar. Sin embargo, hay plagas que les encanta atacar este tipo de cultivos. Por eso es importante que sepas reconocer cuáles son.
  • Araña blanca: Atacan principalmente los tejidos jóvenes como las hojas y los las flores. Sus síntomas son similares a los de la araña blanca, a diferencia de que ésta puede dañar en gran parte los tallos aéreos. El tratamiento es el mismo que se aplica a la araña roja.
  • La podredumbre: es un hongo que causa el ablandamiento del fruto. Es bastante difícil de combatir. Por lo general, la mejor manera de escapar de él es la prevención. Limpiar la planta de las malas hierbas y evitar mojar las hojas.

Otras plagas que pueden afectar son los pulgones, gusanos de suelo, los trips, las orugas y los caracoles babosos.

  • Sarna bacteriana: También conocida como roña.  Es una enfermedad severa causada por una bacteria llamada Xanthomonas vesicatori,  que produce manchas de textura acuosa en las hojas. No es muy común, pero es importante saber de su existencia; porque si se presenta, se debe llamar al sistema de protección ambiental.

Seca o tristeza: Es una enfermedad que se caracteriza porque la planta se marchita repentinamente, ocasionando así su muerte.

Consejos y recomendaciones

Si se desea una mayor producción, cuando la planta empiece a florecer aplica guano o materia orgánica a base de potasio cada 15 días.

Puedes utilizar mantas térmicas para protegerlos en caso de que haya climas fríos.

Si plantas pimientos dulces y picantes, déjalos por separado. Nunca juntos, o podrían cruzarse y darse todos picantes.