Es una especie de floración nativa de las selvas tropicales de Sudamérica. Conocido por ser un arbusto capaz de crecer de 15-20 metros de altura. Fácilmente se puede encontrar en márgenes de bosques, lagunas y fronteras de cursos de agua. Conoce todo lo que debes saber sobre la Passiflora Caerulea para conservarla en tu jardín personal.

Debido a su naturaleza de cepa vigorosa semi-perenne, cuenta con atractivos y coloridos pétalos blancos, salpicados con tonos azules o lila proporcionado por otras estructuras como filamentos o estambres.

Sus flores son las estructuras más llamativas de esta especie; quienes en forma de platillo se abren desde los brotes verdes y ovalados que aparecen solo a lo largo de los tallos durante el verano y principios de otoño. Cada una se compone de cinco pétalos, posee un delicado perfume y llega a crecer 8cm de ancho.

Aunque no lo creas, posee un período de floración muy largo, el cual va desde principios de verano hasta principios de otoño, aunque las flores individuales una vez que son cortadas sólo viven durante 48 horas.

Sus tallos largos y delgados se adhieren a cualquier soporte disponible en forma espiral. Por esta razón, es ampliamente cultivado como una planta escaladora de pared o como cubierta de tierra alrededor de todo el planeta.

En las áreas templadas más suaves se puede cultivar en el interior y puede llegar a ser muy invasiva. Sus brotes de crecimiento aparecen constantemente a menos que sean eliminados con frecuencia.

Plantación  de Passiflora Caerulea

Esta hermosa planta va bien en macetas, siempre y cuando se mantenga un suelo consistentemente húmedo. Algunos jardineros prefieren sembrar un corte en maceta para luego enterrarlo en el suelo y evitar que crezca fuera de control.

Antes de comenzar a sembrar necesitas conocer algunos detalles claves que te ayudarán a potenciar su desarrollo, por lo tanto:

  • Utiliza una mezcla a base de suelo.
  • Agrega compuesto al agujero durante la siembra.

Dos maneras de hacer crecer una Passiflora Caerulea

  1. Pueden ser propagadas por tallos de tronco blando de 8 a 10cm de largo, y sembrados a principios del verano. De esta manera, tomarán 3 meses o más para añadirse a una raíz. Para llevar a cabo este método necesitas:
  • Toma cada corte justo debajo de la hoja, retira la hoja inferior, sumerge el extremo cortado en un polvo de enraizamiento y planta el corte en una maceta de 8cm.
  • Utiliza una mezcla de partes iguales de musgo de turba y arena gruesa. Enciérralo en una bolsa de plástico o en un estuche especial de propagación y colócalo en una luz filtrada.

A través de este método, el enraizamiento ocurre generalmente alrededor de tres o cuatro semanas. Cuando el nuevo crecimiento está apareciendo descúbrelo, muévela a luz brillante y empieza a utilizar fertilizante líquido estándar cada dos semanas.

  1. A partir de semillas. Las mismas, deben ser empapadas en agua caliente durante 12 horas, antes de sembrar en interiores a principios de la primavera. Utilizando este método le tomará germinar aproximadamente un año, así que mantén la paciencia.
  • Seca las semillas en un lugar cálido y oscuro, plántalas en un suelo arenoso. Ponlas en una maceta atractiva y poco profunda.

Si decides establecerla de lleno en el jardín, hazlo en suelo ordinario agregando compuesto en el agujero y procura hacerlo cuando la temporada de aires fríos haya pasado. Asegúrate de darle protección durante el invierno.

Cuidados de la planta

La Passiflora Caerulea se cultiva como una planta de interior, es relativamente fácil de atender y florecerá aun estando recién sembrada. Mientras te asegures de encontrar un lugar ideal, utilizar un suelo ordinario y ofrecerle algunos cuidados rutinarios estamos seguros que todo saldrá bien.

Entre los cuidados generales de la Passiflora Caerulea se incluyen:

  • Requiere estacas para sostenerse.
  • Se benefician de la poda drástica.
  • Poda las plantas más antiguas tanto como sea necesario.
  • Cultívala en luz brillante durante todo el año.
  • Durante su temporada de crecimiento, el suelo debe mantener uniformemente húmedo, para asegurar un buen crecimiento.
  • Aplica fertilizante a principios de primavera.
  • Riega con moderación.

Plagas o enfermedades

Muchos insectos no resisten el encanto de esta hermosa flor azul de la pasión; son los abejorros, abejas, avispas y colibrís quienes se encargan de rodearla cuando está en su máxima expresión. Todos son atraídos por el color, olor, abundante néctar y polen.

Aprende a interpretar tu siembra; así que cuándo se vea enferma:

  • Condición opaca, monótona y sin proyección: lo más probable es que necesite más luz. Así que rectifica primero antes de darla por un proyecto inconcluso.
  • Hojas amarillentas: indica sobrealimentación, así que debes detener tu sobrecarga y solo utilizar agua bajo un régimen de riego suave.
  • Hojas caídas: comprueba el estado del suelo. Si se encuentra seco quizás ese sea el problema. Si por el contrario está empapado el drenaje es el culpable de todo esto y pudiera necesitar ser cambiada de maceta.

Una buena idea para controlar cualquier enfermedad consiste en inspeccionarla semanalmente para verificar que no esté infestada por insectos o pulgones. Si observas alguna sustancia algodonosa, límpialas con un bastoncillo de algodón o una bola de algodón sumergida en alcohol.

Consejos y recomendaciones

Más allá de obtener una planta que de cambie un poco la vista de tu hogar, estás emprendiendo un proyecto que necesitará de cuidados. Asegúrate de poner en práctica todo lo que a continuación compartimos contigo para que puedas disfrutar del hermoso período de floración que ofrece la Passiflora Caerulea.

  • Debe ser expuesta al menos de tres a cuatro horas al día en luz solar directa.
  • Durante el período de crecimiento activo prosperará en una habitación cálida.
  • Requiere de aire húmedo.
  • Aunque una planta joven florecerá en una maceta de 10cm, debe ser movida a una de 15cm en la primavera siguiente.
  • A principios de la primavera, corta las más jóvenes, pero no las recién arraigadas.
  • Se adaptan a la mayoría de suelos, siempre y cuando estén bien drenados.
  • Evita fertilizar durante el invierno.
  • Durante su crecimiento ayúdala a descender por un enrejado o malla hasta que comience a buscar su propio rumbo.