dalia

Se encuentran entre las flores que requieren de menos mantenimiento. Poseen la producción más alta de flores cortadas y plantas de jardín que pueden crecer. En un buen año, florecen en la temporada de finales de junio y principios de diciembre, especialmente si se les da el cuidado adecuado.

Estas flores multicolores de punta vienen en todas las formas y tamaños, se extienden entre pompones de 5cm a unas de grande tamaño como 20cm. La mayoría crecen al menos un metro o metro y medio de alto.

Aunque no son adecuadas para climas extremadamente húmedos y calurosos, las Dalias iluminan cualquier jardín soleado durante al menos 120 días. Les va mejor en los climas frescos y húmedos, en estos lugares las floraciones pueden incluso ser unos centímetros más grandes.

Proceso de plantación de las dalias

Para mejores resultados, deben ser plantadas de mediados del mes de abril a mayo. Necesitan un lugar soleado para prosperar, un área que reciba por lo menos 8 horas de luz directa del sol.

Considera estas recomendaciones antes de plantar:

  • La temperatura del suelo debe rondar los 60 grados
  • El pH debe ser de 6.5-7.0, ligeramente ácido.
  • Suelo bien drenado para la siembra
  • Lugar abierto con protección de viento y soleado
  • Si el suelo es pesado, procura añadir arena, musgo o estiércol para aliviar y aflojar la textura del suelo de manera que se obtenga un mejor drenaje.

Por ser la dalia una planta perenne cultivada a partir de pequeños tubérculos marrones, se recomienda evitar aquellos que parecen arrugados o podridos. Una buena señal de que se obtendrá un gran sembradío con aquellos que asoman un poco de crecimiento verde.

Al sembrar los tubérculos enteros, con puntos de crecimiento o pequeños “ojos” procura dejarlos hacia arriba, con al menos 15 a 20cm de profundidad. Espera que los brotes aparezcan sobre el suelo para regar.

Las grandes y cultivadas exclusivamente para ser cortadas se cultivan mejor en parcelas ubicadas en filas, libres de otras plantas. Las de altura media baja se mezclan mejor con otras flores de verano. Si sólo cuentas con un huerto, es el lugar perfecto para colocar una fila de este pequeño y hermoso árbol.

dalia florSi por el contrario tienes un lecho crecido, puede plantarse con una distancia prudente. Los tipos más pequeños, que crecen cerca de un metro de alto deben contar con una separación de dos metros. Mientras sean más altas y de flores grandes, su espacio debe ser de al menos dos metros y medio.

Para sembrar un lecho crecido:

  • El agujero de la plantación debe ser ligeramente más grande que la bola de la raíz
  • Incorporar compuesto o musgo en el suelo
  • También puedes agregar un poco de hueso en el hoyo de la siembra
  • Una vez que introduzcas no riegues
  • Rellena el agujero con tierra o compuesto

Cuando son cultivos altos y de flor grande requieren apoyo. Se recomienda colocar estacas alrededor de las plantas al momento de la siembra y atarlos a los tallos mientras se encuentran en crecimiento.

Una vez realizado el procedimiento de plantación, tomando en cuenta las consideraciones que compartimos contigo; con el pasar de unas semanas podrás ver tu jardín floreciendo, especialmente por el mes de junio.

Cuidados de las Dalias

Son tubérculos sensibles. No hay necesidad de regar el suelo hasta que aparezcan las flores de la planta. De hecho, el exceso de agua puede causar que los tubérculos se pudran. Una vez que se establecen, sus cuidados resultan muy sencillos cuando se establece una rutina de cuidado.

Entre los cuidados de esta hermosa siembra de flores se encuentran:

  • Proporcionar un riego profundo de 2 a 3 veces por semana durante al menos 30 minutos con un rociador, especialmente en climas secos y calientes.
  • Nutrirlas con fertilizante líquido bajo en nitrógeno, similar al que usa para la siembra de vegetales
  • Fertilizar después de brotar y luego cada 3 a 4 semanas desde la temporada de verano hasta otoño
  • Pellizca el punto de crecimiento para fomentar el brote

Esto no sólo aumentará su crecimiento de hojas y flores, también aumenta el grupo de raíces o tubérculos que te ayudarán a disfrutar de la hermosa vista con más colores en la próxima estación de florecimiento. Con un lecho de tierra bien preparado, crecerán hermosas y rápidamente.

Plagas o enfermedades

Sorprendentemente, se libran de la mayoría de las plagas. Sin embargo, pueden ser un verdadero imán para las babosas y los caracoles. Con muy poco tiempo, pueden hacer mucho daño a la plantación. Es recomendable aplicarles cebo cada dos semanas después de la siembra y continuar durante toda la temporada.

De igual manera, los escarabajos y los ácaros de araña pueden eliminar no sólo las hojas, sino también las flores de la dalia. Para evitarlos, utiliza un aerosol recomendado para tu plantío. Al igual que las Lilas, estas flores se cubren por un moho blanco polvoriento que puede ser controlado con un aerosol de bicarbonato.

Para controlar esta situación y mantener cualquier daño al margen, mantente vigilante para que tu vivero se encuentre libre de plagas o enfermedades que puedan arruinarla.

Consejos y recomendaciones finales

Florecen en un promedio de 90 días después de su siembra. Si es tu primera vez sembrando, o bien eres un experto jardinero, sabrás que algunos consejos o recomendaciones nunca están de más para obtener un buen resultado con la plantación realizada.

Aunque por naturaleza crecen rápidamente, no todas logran hacerlo de igual velocidad. Recuerda estos consejos antes de darte por vencido:

  • Al sembrar asegúrate de cavar agujeros profundos y trabajar el suelo alrededor
  • Evita fertilizar en exceso, corre el riesgo de que los tubérculos se pudran o que no las veas florecer
  • Para las de gran tamaño, inserta las estacas en el momento de la siembra
  • Cuando son de gran tamaño pueden necesitar atención adicional antes o después del período de lluvias
  • Si el invierno no es demasiado severo, cúbrelas con abono profundo y seco
  • Evita dejarlas en el jardín cuando el invierno es severo y hay nevadas
  • El mejor momento para cortar las flores es en las mañanas frescas

Una vez que realices el proceso, no deberías tener problemas para disfrutarlas en el jardín ahora que sabes hacerlo.