Uno de los motivos principales por los que se cultiva una planta es para disfrutar de su flor. Entre las matas que tienen el privilegio de brotar sus ramilletes, existen diferentes características de estas que varían de acuerdo a la zona de donde originalmente provienen. Debido a ello, tenemos que emular la zona de origen para que nos florezcan apropiadamente.

Este es nuestro caso. Provienen de una zona en donde los rayos solares no logran colarse por las altas copas de los árboles y, por esta razón, se desarrollan y florecen muy bien en la sombra. Sin embargo, esto no quiere decir que sean plantas de interior. Tenemos que plantarlas en nuestro jardín en un lugar que cuente con suficiente sombra.

Afortunadamente para nosotros las begonias cuentan con más de 1000 especies. Sus flores poseen toda la paleta de colores excepto del azul. Podrás elegir entre todos estos aquellos que se adecuen y estén más en sintonía con las características de tu jardín. Acompáñanos y sigue leyendo si deseas descubrir más de ellas y cómo cultivarlas.

Plantación de las Begonias

Es importante que conozcamos todos los aspectos de la planta para saber qué beneficios recibiremos si decidimos plantarlas. Algunos de estos son:

campo de begonias

  • Flores coloridas: La característica más resaltante al observar los ramilletes de la Begonia son su potente colorido. Pocas especies de plantas pueden competir con las impactantes tonalidades que pueden llegar a tomar algunas de sus flores. Te aseguramos que serán suficientes para atraer la mirada de todo aquel que pase frente a tu hogar.
  • Variedad de especies: Ya hemos hablado algo de ello, pero no te dijimos que suele presentarse principalmente en 2 especies; las que presentan hojas en forma de bulbo y las que crecen con un follaje perenne. De igual manera, ambas florecen con singular colorido.
  • Cuidados sencillo: A diferencia de otras plantas que acostumbran a florecer, no necesitan de cuidados excesivos. Solo necesitarás dedicarle un puñado de horas al mes para que nos logren florecer. Más abajo te explicamos de los cuidados que debes suministrarles.

Procedamos ahora a ilustrarte en todos los factores que deberás controlar para que tu planta se desarrolle satisfactoriamente. Presta cuidadosa atención.

  • Suelo: Lo más indicado en que las plantes en un terreno compacto. Evita aquellas zonas en donde el suelo esté suelto pues si las cultivamos allí estas no nos pegarán. Es uno de los puntos más importantes y no lo debes tomar a la ligera. Selecciona el terreno de tu jardín que se adecúe a estas características.
  • Clima: Ya te hemos especificado que son plantas que crecen solo en la sombra. Es por ello que no debes dejarlas a merced del tiempo y protegerlas de las inclemencias del sol. Puedes construirles un pequeño techo para ello, eso sí, no las cubras a los costados pues necesitan de corrientes de aire para florecer.
  • Drenaje: A pesar de crecer en la sombra, necesitan de un correcto y efectivo drenaje para desarrollarse. Este punto será algo complicado pues la zona en donde las sembrarás no deberá recibir nada de sol. Riega todo tu jardín y selecciona meticulosamente el lugar en donde no acumule nada de agua.

¡Muy bien! De seguro que ya estás que corres al jardín a plantarlas, aquí te decimos cómo hacerlo de la manera más sencilla:

  • Paso 1: Y adquirido tus bulbos debes proceder en primera instancia a plantarlos en macetas. Elije una que no cuente con mucha profundidad y, de ser posible, que sea de plástico. De igual manera, el sustrato deberá ser en su totalidad de abono. Planta tantas como desees y, solo por esta vez, colócalas en una ventana para que reciban un poco de sol. Riégalas solo dos veces por semana.
  • Paso 2: Pasadas las 2 o 3 semanas ya deberían ostentar sus primeras hojas o bulbos. Este el momento adecuado para trasplantarlas a tu jardín. Cava agujeros en la sombra de una profundidad de 10 centímetros, no importante qué tan cerca las plantes pues estas se llevarán muy bien. Riégalas abundantemente y ya habrás terminado con la primera etapa.

Cuidados de las Begonias

La segunda etapa de todo proceso de plantación es otorgarle los debidos cuidados a la planta para que esta crezca saludablemente. Si la dejas a merced de la fortuna no crecerán, por esta razón, considera lo siguiente:

primer plano begonia

  1. Luego de haberlas trasplantado debes proceder a regarlas cada dos días o cuando el terreno esté completamente seco para evitar que sus raíces se pudran.
  2. Desyerba el terreno constantemente para evitar que las malas hierbas la despojen de vitaminas y minerales del suelo.
  3. Abónalas cada 20 días temprano por la mañana.
  4. Con fertilizante líquido riégalas cada 15 días solo por la noche.
  5. Por último, y esto ya cuando estén maduras, debemos podarlas 2 veces al año.

Control de plagas y enfermedades

Al ser sus flores coloridas y con una fragancia agradable, son propensas a atraer algunos insectos que terminarán devorando parte de la planta o, aún peor, anidando en nuestra Begonia. Algunos de estos son:

  • Escarabajos: Son los más comunes de encontrar en nuestras plantas y, de igual manera, son los más difíciles de detectar porque se camuflan entre las flores. Deberás esculcar de vez en cuando a tus plantas para evitar que uno esté anidando en nuestra flor. Son potencialmente peligrosos pues devoran con gran rapidez a la flor. Para deshacerte de ellos, solo rocíalos con un poco de insecticida.
  • Arañas: Aunque no parezca que hagan mucho daño a nuestra planta, pasadas las semanas de vivir entre sus tallos comenzarán a desovar cientos de huevecillos; una vez que nazcan, serán muy difícil y desagradable deshacerte de ellas. Por ello, debes estar en guardia y rociar con insecticida toda araña que veas rondando sospechosamente a tu planta.

Consejos y recomendaciones adicionales

  • Sus flores son ideales para ser regaladas a esa persona especial, su capacidad erótica es comparada con la Rosa.
  • Luego de sembrarlas tendrás un suministro de hijuelos inagotables, puedes sacarle tantos como quieras, prueba sembrándolos en primavera u otoño.
  • Retira las flores que se hayan secado para embellecer más a tu planta.