Se encuentran entre los bulbos más populares en los jardines de todo el mundo. Valorados por sus brillantes colores y diversas formas de flores, los Tulipanes resultan una maravillosa planta de otoño al ofrecer un espectáculo de flores durante la primavera. Aprende a cuidar de ellos para añadirlos a tu jardín de manera rápida y sencilla.

Son plantas de la familia de los Lirios, es decir, que son provenientes de Asia central y occidental. Existen aproximadamente 5.000 especies de Tulipanes que se dividen en 15 secciones, las cuales son principalmente definidas por las características de cada flor.

En términos generales, sus flores se pueden describir como simples o dobles. Las cuales se presentan en forma de copa, cuenco, un poco fruncidas, largas, delgadas e incluso en forma de estrella. Cuando elijas el tipo que quieres sembrar, considera su tiempo de floración y lugar a establecer.

De acuerdo a la gran variedad de tamaños; sus flores realmente atractivas se utilizan fundamentalmente para la decoración de grandes contenedores por la posibilidad de combinar diferentes tamaños y colores.

Algunos hechos interesantes sobre estos, es que las especies originales tienen un rango limitado de color; principalmente varían entre tonos rojizos y amarillos. Además tienden a tener flores más pequeñas que los cultivares e híbridos modernos, los cuales pueden florecer en fuertes colores brillantes y tonos pastel.

Plantación de Tulipanes

Los Tulipanes no necesitan establecerse sino hasta los últimos meses del año. Aunque no lo creas, sólo comienzan a poner raíces para ese entonces, pues las temperaturas frías ayudan a eliminar las enfermedades virales que acechan en el suelo.

Antes de sembrarlos, es necesario  que conozcas la preparación del suelo. El cuidado del lugar donde se establecen es de suma importancia cuando se están cultivando los Tulipanes. Primero debes prepararlo de la siguiente manera:

  • Elije un sitio soleado que tenga buen drenaje
  • Cava el área y afloja el suelo alrededor de 30cm de profundidad.
  • Agrega un poco de abono o compuesto seco al suelo.
  • Añade un fertilizante granular para ayudar a los bulbos crecer.
  • Mezcla el suelo y el fertilizante hasta que esté unido.

Después de haber preparado correctamente el sitio para los Tulipanes, puedes cavar fácilmente agujeros individuales. Para la plantación correcta, toma en cuenta el siguiente procedimiento estamos seguros que te va a ir muy bien si lo pones en práctica.

  • Cava cada agujero tres veces tan profundo como la altura del bulbo del Tulipán.
  • Coloca el brote de manera que el extremo puntiagudo quede hacia arriba.
  • Cubrir el área con mezcla de corteza de pino o con hojas destrozadas y presiona firmemente el suelo.
  • Una vez que los bulbos se establecen necesitan ser regados a fondo.

Si estás considerando cultivar Tulipanes perennes, aliméntalos al momento de la siembra durante el otoño. Usa material orgánico, compuesto o un fertilizante equilibrado especial para bulbos que sea de liberación prolongada.

Cuidados para plantar los Tulipanes

El comienzo de la primavera significa la abundancia de flores magníficas, especialmente de los coloridos Tulipanes que aparecen por todas partes en los jardines, parques y tiendas de floristería. Siguiendo una rutina de cuidado, sus maravillosos colores pueden proporcionarte una amplia gama que se encargará de darle vida a tu jardín.

Entre los cuidados generales se incluyen:

  • Agregar compuesto anualmente.
  • Cortarlos después de la floración.
  • Antes de retirar el follaje dorado permite que dure aproximadamente 6 semanas después que la floración haya muerto.
  • Ubícalos en lugares protegidos de los fuertes vientos.
  • Fertiliza en otoño y a principios de la primavera.
  • Necesitan un periodo frío de al menos 10 semanas para florecer.
  • El agua fría y fresca es la mejor para regarlos. Al menos una vez por semana o cuando el suelo esté seco.

Plagas o enfermedades

Una vez que elijas la especie que vas a establecer en tu jardín personal, evita que el bulbo se encuentre blando, flojo o mohoso. De esta manera, estas disminuyendo las posibilidades que el Tulipán se marchite antes de tiempo.

Entre los problemas que generalmente surgen cuando se realiza la siembra de esta hermosa planta se encuentran:

  • Ardillas grises y ratones: con frecuencia tienden a desenterrar los bulbos cuando están en la etapa de crecimiento. Para disuadirlos, coloca algunas hojas espinosas o grava machacada. También puedes sembrarlos en jaulas de alambre que no les permitan el paso.
  • Babosas, caracoles y áfidos: suelen impedir la temporada de crecimiento. Para controlar esto puedes utilizar una mezcla de agua y vinagre muy disuelto, también puedes extender sal alrededor de la siembra para que no se aproximen.
  • Pudrición del bulbo: ocasiona la distorsión de las flores y hojas. El único medio de control para esto es eliminar rápidamente los bulbos infectados.
  • Veranos lluviosos, sistemas de riego y suelos húmedos: aseguran el marchitamiento de los Tulipanes. Para solucionarlo, agrega corteza de pino triturada, arena o cualquier otra cosa que permita fomentar un drenaje rápido.

Todas las partes de esta planta pueden causar malestar estomacal si se ingieren. Por lo tanto, como precaución utiliza guantes al manipularlos; el contacto con cualquier parte puede generar alergias en la piel.

Consejos y recomendaciones

Afortunadamente los Tulipanes están disponibles en muchas formas, tamaños y multiplicidad de colores. Si estás buscando aprovechar la temporada al máximo o deseas sacar adelante la cosecha del año próximo; toma nota de estas directrices, que incluyen consejos para un desarrollo óptimo.

  • Siembra los bulbos de Tulipán en el otoño, de los meses de septiembre a diciembre.
  • Asegúrate de sembrar en áreas que tengan buen drenaje.
  • Elije un sitio donde reciba el sol completo de la mañana o de la tarde, no crecerán bien si se encuentran en sombra.
  • Siembra los bulbos en grupos de diez si los estas colocando como borde de un jardín, y deja al menos 10cm de separación entre cada uno.
  • Evita regar deliberadamente, el suelo húmedo conduce a hongos y enfermedades que terminan pudriendo los bulbos.
  • No les gusta la humedad excesiva, procura que el suelo esté bien drenado, sea neutro o ligeramente ácido, fértil, seco o arenoso.
  • Si se plantan profundamente, son más propensos a florecer año tras año.
  • Evita sembrar cerca de ellos a los Narcisos. Afectan el ciclo de vida del Tulipán porque emiten una sustancia que hará que se marchiten rápido.