plantar Prunus Cerasifera

El Prunus Cerasifera es un árbol popular que se encuentra fácilmente en jardines y calles por ser uno de los primeros en florecer durante la primavera. Cuenta con unas flores de color rosa, que son seguidas por hojas de un tono marrón oscuro y brotes de pequeñas frutas comestibles.

Es un árbol impresionante con una densa corona, proporcionando una buena proyección y excelente contraste en cualquier lugar que se establezca. Aporta un fuerte color que varía entre los tonos rojos y naranjas durante los meses de otoño.

Las características más especiales incluyen:

  • Follaje atractivo
  • Floraciones muy vistosas
  • Facilidad para ser cultivado
  • Tolerancia a una amplia gama de condiciones
  • Hábito de enraizamiento poco profundo

Es un seto caducifolio que va de tamaño pequeño a mediano, crece a velocidad media con una altura máxima de 9m y una extensión de 3 a 6 metros. Su período de florecimiento es durante el mes de marzo, las semillas entran en proceso de maduración durante los meses de agosto a septiembre.

Es una planta muy ornamental que en ocasiones se cultiva por su fruto comestible, los cultivos grandes se producen cada 4 años. Existe una gran variedad de categorías de estos árboles ciruelos, incluidos los del tipo:

  • Europeo: les va de maravilla en la mayoría de las regiones.
  • Japonés: prosperan bien donde florecen los árboles de melocotón.
  • Híbridos americanos: obtienen un buen desarrollo en las regiones donde los del tipo europeo ni japoneses logran prosperar.

Plantación de Prunus Cerasifera 

cuidados de Prunus Cerasifera

Prepárate para establecer más de un tipo de Prunus Cerasifera, pues muchos requieren la polinización cruzada para producir la fruta. La mejor manera de tener éxito es planificar antes de plantar.

Evita muchos problemas a futuro considerando todos los aspectos del lugar de siembra, tales como:

  • Suelo en estado saludable
  • Espaciado para la siembra futura
  • Ubicación con buena iluminación
  • Alrededores

Una vez que obtengas un seto crecido en macetas, o una plántula que sea suficientemente grande y cuente con un tamaño manejable para asentar sus raíces en el jardín o patio, considera el siguiente procedimiento:

  • Cava un agujero lo suficientemente grande para el espacio de sus raíces.
  • Coloca el árbol en el agujero de modo que las raíces superiores estén cubiertas de suelo.
  • Utiliza un suelo que sea firme y pueda soportar en gran medida su peso una vez que crezca.
  • Deja los bolsillos de aire debajo del suelo alrededor de las raíces, por lo tanto no lo humedezcas demasiado.

Asegúrate que el suelo donde has plantado está al nivel del terreno circundante y que no existe un punto bajo donde el agua podría estancarse alrededor del árbol. Esto podría entorpecer su desarrollo a futuro.

Si por el contrario, decides establecer en un contenedor, procura proporcionarle una rutina de riego por la mañana y por la tarde durante los primeros días después de la siembra hasta que logre establecerse.

Cuidados de la planta

Uno de los aspectos más importantes para influir en la cantidad y calidad del cultivo es el proceso de la poda. Tener un árbol creciendo deliberadamente no es necesariamente algo bueno, pues el cultivo se retrasará.

La rutina de cuidados generales del cultivo debe incluir:

  • Poda: es de suma importancia para promover el tipo de crecimiento que en realidad lleva la fruta. Realízalo durante la primavera para las plantaciones más jóvenes y en el verano para aquellos que se encuentren maduros.
  • Riego: asegúrate de regar los arbustos jóvenes cada semana durante la primera temporada de crecimiento para promover un buen desarrollo. Luego, hazlo con cierta regularidad.
  • Fertilización: evita fertilizar hasta que su cosecha esté establecida.
  • Limpieza: cada otoño rastrilla todos los escombros, frutos y ramas caídas.

Plagas o enfermedades

plantar Prunus Cerasifera

Resulta susceptible a un gran número de plagas de insectos y enfermedades. La caída de la fruta puede desarrollar un gran problema de basura en la temporada. Entre las enfermedades potenciales que terminan causando graves problemas se encuentran:

  • Chancro perenne: se propagada a través de un hongo, infestando la madera dañada por insectos. Evita establecer en un lugar con drenaje pobre para prevenir la colección de esporas.
  • Podredumbre de la raíz: afecta directamente a la fruta. Contrólalo retirando todos los frutos enfermos que han caído al suelo, elimina las ramas enfermas durante la temporada de invierno cuando está inactivo.
  • Mancha foliar bacteriana: ataca directamente a las hojas, la infestación continua da como resultado el mayor problema de esta plantación. Aplica un fungicida sintético o uno que contenga cobre.

Evita el uso de insecticidas a base de cobre una vez que han florecido. Evita el uso de fungicidas si se acercan las temporadas de lluvia o días de mucho viento, ya que puede propagarse a otra vegetación.

Por otro lado, los insectos potenciales que podrían terminar ocasionando daños al cultivo incluyen:

  • Áfidos
  • Escala
  • Orugas
  • Escarabajos japoneses
  • Ácaros de la araña

La prevención es el método más eficaz, por ser un seto de gran escala puedes aplicar una banda pegajosa alrededor del tronco para evitar que cualquier insecto pueda resultar dañino para la estructura y sus frutos.

De igual manera, puedes rociarlo con aceite de neem para mantener la población de estos insectos bajo control. Mantente monitoreando la actividad que cualquiera de estas especies pueda tener alrededor del Prunus Cerasifera.

Consejos y recomendaciones

El cuidado de este arbusto no es difícil, siempre y cuando se mantenga una rutina de cuidado consiente. Es una planta que provee de frutos, por lo tanto no pretendas que con tenerla en el patio es suficiente.

Considera los siguientes consejos para optimizar su cultivo:

  • Requiere un suelo bien drenado que mantenga la humedad.
  • Se desarrolla bien en la sombra parcial, aunque las frutas necesitan de una posición soleada.
  • Crece mejor en los suelos de arcilla pesada.
  • Riega profundamente en la línea del suelo, deja que drene bien para luego agregar agua de nuevo.
  • Una vez que se establece, fertiliza con uno del tipo orgánico en marzo del primer y segundo año.
  • Coloca corteza triturada u otro mantillo alrededor del árbol para ayudar con la retención de humedad. Procura que este no se acerque mucho al tronco.
  • Realiza el proceso de poda regular justo por encima de los brotes sanos.