magnolia

No hay nada más agradable que un árbol que proporciona sombra a nuestro jardín. Además del agradable espacio en donde tranquilamente puedes relajarte bajo su follaje; atraerá a un sin números de aves que adornarán con conciertos todo tu hogar. Si estás decidido a sembrar de una vez por todas el árbol de Magnolia no esperes más; aquí te traemos la manera más fácil y práctica para hacerlo.

magnolia

Lo primero que tienes que tener en cuenta antes de proceder a sembrarlo es las dimensiones que puede alcanzar una vez llegue a su etapa adulta. El árbol de Magnolia puede llegar a medir hasta 30 metros, pero no te desanimes si no se adecúa a tu espacio; pues te decimos que su crecimiento es uno de los más lentos del reino de las plantas. Pasarán décadas hasta que alcance los primeros 20 metros.

Además de los beneficios que te acabamos de presentar, recuerda que la Magnolia también posee su respectiva flor. Hay cientos de variedades que puedes elegir una vez has tomado la decisión de plantarlo. Eso sí, no hay una que se compare con la características flores de color blanco que tan popular lo han hecho.

Pero dejemos de admirar sus cualidades y pasemos de una vez por todas a la manera más idónea para plantarlo. Coge tus botas de jardín, tus guantes y tu pala que aprenderás a cómo sembrarlo en tu jardín.

Procedimiento para plantar árboles

Es necesario que preveas algunos puntos importantes para que, una vez sembrado tu Magnolio, no termino echado a perder por algún pequeño descuido por parte tuya. Toma nota de lo siguiente:

  • Suelo: Es fundamental que el terreno en el que lo plantarás presente componentes ácidos. Un terreno cualquiera puede ocasionar que sus flores no se desarrollen que es, después de todo, la esencia de este árbol. Dirígete a un vivero cercano y compra es abono con minerales y nutrientes ácidos para el correcto crecimiento de tu planta.
  • Temperatura: El Magnolio es originario del sur de Estados Unidos. Debido a esto, está predispuesto a habitar zonas relativamente acaloradas. Así que no te preocupes si los veranos en tu región son relativamente fuertes pues él resistirá contra viento y marea las condiciones climatológicas que se le presenten.
  • Iluminación: Asegúrate que situar el plantado en el lugar indicado. No preveas únicamente que reciba sol apenas empiece a brotar su tallo, sino que la iluminación se mantendrá cuando este ya se levante por unos cuantos metros sobre el suelo.

Anticipado ya de lo que deberías tener en cuenta, pasemos ahora al proceso de sembrado. Procede a cavar un hueco que se encuentre entre 13 y 15 centímetros de la superficie. Con el abono a base de ácido rellena cerca de 9 centímetros para que las raíces se nutran apenas empiecen a brotar. Cumplido este paso, toma una semilla de Magnolia y deposítala en el agujero.

Ten en cuenta que para tener mayores posibilidades siembra dos o tres semillas extra para, en caso de que no se dé una de ellas, estarás respaldado con las otras que sembraste. No importa si no sucede esto. Siempre puedes trasplantar y obsequiar una de ellas si tu jardín no es suficientemente espacioso.

magnolia flor

Termina cubriendo con abono las semillas y riégalas con abundante agua. Esto debería ser suficiente para que tu Magnolia salga. Es importante la calidad del abono que utilices. Por ahorrarte un par de monedas puedes echar a perder todo e impedir que la semilla salga.

Cuidados esenciales 

Si has tenido suerte en dos o tres semanas deberían estar asomándose los primeros pimpollos de tu Magnolia. En esta época es en donde  deberás tener los mayores cuidados para que llegue a  ser un adulto. Alcanzado una determinada altura prácticamente se valdrá por sí mismo. Pero hasta esperar que esto suceda debes tener en cuenta:

1) Debes regarla planta cada dos días. Asegúrate de no exagerar con el agua que le suministras. Ten presente que se trata de una planta originaria de ambientes cálidos. Bastará con que la superficie esté mojada y listo.

2) Mientras esté creciendo vigila que la mala hierba no crezca cerca de ella. Estas pueden terminar robándole los nutrientes que necesita para que se desarrolle saludablemente.

3) Puedes agregar periódicamente abono natural para complementar las vitaminas que obtiene del suelo. Eso sí, no lo abones más de dos veces al año.

4) Cuando empiecen a brotar las primeras flores asegúrate de que no suceda en invierno. Pódalas  todas y así, cuando salga la siguiente camada, lo harán en primavera. No te preocupes si debido a ello no disfrutas plenamente de su flor, ya llegarán más que podrás contemplar.

Control de posibles plagas y enfermedades

Esencialmente no deberías tener ningún tipo de problema en cuanto a posibles plagas que puedan aquejar a tu recién plantado Magnolio. Para prevenir que esto pueda suceder solo asegúrate de que su suelo no se encuentre todo el tiempo mojado. Así evitaras la posible proliferación de hongos. Riégalo solamente cuando el área esté seca y, si llegase a llover, mejor sáltate tu acostumbrado regado.

Una mala poda puede originar que aparezca en sus nuevos tallos una bacteria llamada Pseudomonas Syringae. Para evitarla cerciórate de lavar adecuadamente tu tijera de jardín para alejar la dañina bacteria. Te percatarás de que tu Magnolia la tiene porque las nuevas hojas que están brotando lo hacen con una tonalidad marrón, llegando a desquebrajarse con el contacto.

flor de magnolia

Para eliminarla corta todo el tallo afectado con tu tijera previamente esterilizada. Puedes hacer esto con lejía y luego lavarla con abundante agua y jabón. Esto sería suficiente para eliminarla, pero para asegurarte mejor rocíala con fungicidas con alto contenido de cobre. Revisa la etiqueta y aplícalo directamente en los tallos que acabas de cortar.

Consejos y recomendaciones finales

-La Magnolia puede ser plantada durante casi cualquier estación. Sin embargo, te exhortamos a que no lo hagas durante el invierno. Pese a que seguramente sí termine saliendo, sus flores no saldrán hasta pasados varios años. Elije mejor la primavera para ello.

-Poda tu planta cada vez que consideres necesario. Así estarás estimulando a que crezca cada vez más. Dos podadas superficiales por año bastarán para incitar su crecimiento.

-Puedes multiplicarlo aprovechando las semillas que se originarán delas flores. Considera primero que poseen un margen de germinación del 50%. Es decir, de cada 10 semillas que recolectes, solo se darán 5.