Los árboles de la especie Betula Pendula son apreciados por sus características de corteza sobresaliente y follaje delicado. Es del tipo caducifolio que crece al menos 20m de alto por 10m de ancho a una velocidad muy rápida. Su única consideración, es elegir la posición ideal para su plantación.

El tronco suele ser la característica más llamativa de muchas de las especies, por lo que vale la pena considerar el fondo contra el que se verá. Los arbustos de tonos verdes más oscuros plantados detrás de los troncos mostrarán la belleza de las formas drásticamente.

Existe una gran cantidad de especies, al menos 200 cultivares se utilizan en paisajes. Casi todos son distintivos por la coloración de la corteza, forma de crecimiento y susceptibilidad a ciertas plagas de insectos.

Es adecuado para suelos:

  • Ligeros
  • Frescos
  • Arenosos
  • Húmedos
  • Arcillosos
  • Pesados

No obstante, como cualquier otro de su especie, prefiere el suelo bien drenado. De igual manera, a diferencia de algunos árboles puede tolerar fuertes vientos, pero no la exposición marítima.

Un abedul saludable debe ser capaz de sobrevivir y prosperar durante 40-50 años. Su sistema radicular superficial los hace sensibles incluso a períodos cortos de sequía o calentamiento del suelo, por lo que crecen mal en lugares calientes y secos.

Plantación de Betula Pendula

Es una planta muy fácil de cultivar, tolera la mayoría de los suelos incluyendo aquellos que son un poco pobres. Su propagación puede hacerse a través de trasplantes o bien mediante el método de semillas.

Antes de comenzar, es necesario que conozcas las características idóneas que debe tener su lugar de crecimiento. Por lo tanto, procura colocarlo en lugares donde el suelo estará:

  • Sombreado en horas de la tarde
  • Fresco
  • Húmedo

Para realizar el proceso de plantación a través de semillas, debes saber que es mejor sembrarla tan pronto como esté madura, especialmente durante la temporada de primavera. Una vez que conoces esto, es hora de poner manos a la obra:

  • Ubica un semillero o contenedor orgánico.
  • Agrega suelo arenoso o de arcilla.
  • Introduce las semillas y cúbrelas con al menos 5cm de suelo.
  • Colócalas en una posición soleada.
  • Una vez que las plántulas son los suficientemente grandes para manejar trasplántalas a macetas individuales.
  • Establécelos en sus posiciones permanentes a finales de la primavera o principios del verano.

Cuidados de la planta

Las prácticas culturales de riego, fertilización y poda juegan un papel importante en el desarrollo y mantenimiento saludable de los árboles Betula. En este caso el riego y la materia orgánica que cubre el suelo son los más importantes.

Las prácticas antes mencionadas pueden crear condiciones frescas y húmedas al suelo que necesita. Los siguientes cuidados te ayudarán a crear las condiciones óptimas para su plantación.

  • Mantillo orgánico: modera las temperaturas del suelo, conserva el agua, agrega materia orgánica al suelo a medida que se descompone y reduce la competencia con otras plantas por los nutrientes especialmente durante el verano.
  • Riego: el agua es el factor más importante para mantenerle saludable. Durante la temporada de crecimiento aplica un riego lento profundo una vez por semana para mantener la humedad adecuada del suelo.
  • Fertilización: realiza este procedimiento sólo cuando falten nutrientes. De igual manera, también puedes hacerlo para acelerar el crecimiento cuando se trata de una nueva plantación.
  • Poda: evita la poda excesiva, esto aumenta la penetración de la luz en la zona de las raíces y puede aumentar la temperatura del suelo y reducir a su vez los niveles de humedad.

Plagas o enfermedades

El proceso de declive en estos abedules cuando son atacados por plagas o enfermedades puede llegar a tardar varios años, aunque también puede ocurrir rápidamente durante un sólo año que sea de condiciones climáticas caliente y seco.

Los árboles son a menudo atacados por dos plagas de insectos comunes:

  • Escarabajos pequeños: aunque no lo parezca, es un pequeño asesino de árboles de gran tamaño. Prospera únicamente en aquellos que se encuentren debilitados. El primer síntoma es un follaje escaso y atrofiado en la corona superior. La declinación se puede invertir durante las primeras etapas.
  • Larvas de hojas: los ataques de las larvas no matan los árboles, aunque pueden llegar a reducir el aspecto estético cambiando de color las hojas y tornándolas marrones. Una infestación pesada puede debilitar la capacidad de un árbol para resistir el ataque de los escarabajos.

Si esto llegara a suceder primero debes evaluar la extensión de la infestación, afortunadamente puedes controlarlo utilizando algunos métodos:

  • Insecticidas sistémicos durante la primavera.
  • Selecciona especies menos susceptibles.
  • Comienza un programa regular de riego profundo y pesado.
  • Aplica insecticida en la corteza de los árboles para prevenir nuevos ataques.
  • Poda durante el otoño las ramas muertas para mejorar la apariencia durante una infestación.

Consejos y recomendaciones

Popularmente suele utilizarse como un árbol ornamental, pero una vez que está en pleno desarrollo se descubre que puede ser muy difícil de mantener saludable. En muchas plantaciones, comienzan a declinar en pocos años e incluso mueren antes de llegar a la madurez.

Considera las recomendaciones que compartimos contigo para ofrecerle buenas condiciones de crecimiento:

  • Evita plantar en sitios que no sean aptos para su crecimiento.
  • Coloca mantillo alrededor de la base del árbol, utiliza paja, hierba, hojas, corteza desmenuzada y otros materiales similares utilizados para cubrir el suelo.
  • Si la lluvia es insuficiente necesitará de riego suplementario. Coloca la manguera en el suelo y permite que se mueva lentamente sobre la zona de la raíz.
  • El mejor momento para fertilizar es a fines de la temporada de otoño o principios de la primavera.
  • Utiliza fertilizantes de liberación lenta.
  • Evita podar más del 25 por ciento de la copa del árbol.
  • Si el procedo de germinación es deficiente, eleva la temperatura cubriéndolas con vidrio.
  • Procura que su lugar de establecimiento reciba sol.
  • Si posees una buena semilla, establécelo en un semillero directamente al aire libre.
  • Cultiva las plantas en el semillero durante al menos 2 años antes de plantarlos en sus posiciones permanentes.
  • Si el espacio lo permite planta en grupos de 5,6 ó 9.