cultivar-habichuelas

Si eres de las personas que disfruta de tener en su plato de comida una buena porción de habichuelas (frijol), entonces puedes empezar a considerar el hecho de que tú mismo puedes cultivar este tipo de planta en tu casa, en tu huerto o jardín e incluso en el balcón de tu apartamento. Ven y descubre con nosotros cómo hacerlo y cuándo es el mejor momento para llevar a cabo todo el proceso.

Antes de empezar debes saber que el primer paso a tener en cuenta es la siembra, ya que así puedes saber qué tanta cantidad de judías puedes producir y tener almacenada en casa. Entonces debemos jerarquizar todo el procedimiento, desde la semilla hasta el plato en tu mesa.

Cómo hacer la plantación de habichuelas

como plantar frijoles

A las habichuelas se les conoce por varios nombres, uno de los más comunes es llamarlas simplemente como frijoles, que en este caso pueden ser no solo de color verde, sino también de color negro, rojo e incluso con una coloración similar al blanco. Toma nota de estos pasos se deseas tener un pequeño cultivo casero de estas leguminosas.

  • Paso 1: Adquiere estas alubias especiales para siembra en tiendas de venda de semillas. Es importante que preguntes acerca de la frescura del producto natural que estás por comprar, ya que esto garantiza que los brotes sean más saludables y salgan con más rapidez.
  • Paso 2: Humedece un poco las judías antes de llevarlas a tierra, pues no puedes olvidar que esta planta debe sentirse a gusto en ambientes en donde predomine la humedad.
  • Paso 3: Lo mejor que puedes hacer es sembrarlas por primera vez en un recipiente de vidrio o plástico, en una especie de germinador, para asegurar que el nacimiento sea infalible.
  • Paso 4: Ahora puedes depositarlas en el recipiente una vez que hayas depositado abono 100 por ciento natural. Ten presente que la profundidad indicada debe ser de entre 2.5 y 4 centímetros.

No olvides la importancia de que la tierra esté siempre bien humedecida y de que el sol le dé a la misma la mayor parte del día.

Cuándo es el mejor momento para plantarlas

Es imperativo que lleves a cabo estos pasos en tiempos en los que no esté haciendo mucho frío ni mucho calor. Ahora, también es cierto que estos brotes son muy resistentes a las condiciones climáticas, pero si deseas que se desarrollen de la mejor manera posible ten en cuenta:

  • Si estás en Latinoamérica puedes llevar a cabo la siembra en los meses de febrero a abril, pues generalmente ofrecen temperaturas más agradables que el resto del año, a no ser que te encuentres en lo más sureño del cono de América, en cuyo caso puedes preparar tu cultivo entre diciembre y marzo.
  • Si te encuentras a nivel de la Península Ibérica y gran parte de Europa entonces puedes optar por seguir el paso a paso a mediados de los meses de junio y julio.
  • Pero ten en cuenta que este tipo de retoños son más prósperos en Sudamérica y Centroamérica, de donde es nativa.

Cuidados principales de la habichuela

En la lista del cuidado que debes tener para con tus pequeños árboles de leguminosas puedes agregar los que te presentamos:

  • Ya te mencionamos que no puedes dejar que la tierra esté completamente seca, pues de mantenerse siempre en excelentes condiciones de humedad.
  • Cuando notes que nacen los primeros retoños debes hacer el cambio de matero cuando lo consideres pertinente, pues así el crecimiento será más visible.
  • Cuando sientas que ha llegado el momento de pasar la planta a la tierra firme, en caso de que tengas un amplio espacio para ello, procura plantarla con una distancia media entre ellas de entre 50 y 60 centímetros.
  • Muchos creen que deben usar cantidades grandes de vitaminas y lo cierto es que no necesitan mucha, ya que son capaces de extraer buenas cantidades de nitrógeno de la atmósfera, lo que las mantendrá fuertes y radiantes.

Plagas y enfermedades 

enfermedades de las habichuelas

Cuando se trata del mundo del jardín debe hablarse del mundo de las plagas. Para librar a tu pequeño terruño vegetal de estos males que producen enfermedades ten en cuenta lo siguiente:

  • Tanto virus, como bacterias pueden provocar que las semillas o retoños se enfermen.
  • Quizás la bacteria a la que más puedes temer en este caso es a la llamada pseudomonas phaseolicola, a la que se le atribuye el poner a las hojas muy grasosas, débiles y opacas.
  • Este y otros microorganismos producen que tu arbusto pequeño se vea afectado con puntos de color negruzco en el revés de las hojas.
  • A veces aparecen también grandes manchas amarillas en la zona superior de los pliegues más extensos.
  • Otros agentes que pueden causar enfermedades severas son los hongos, y con las alubias debes tener especial cuidado con el botritys. Este enemigo del reino fungi es capaz de hacer que la planta muera si no se le trata cuando antes, y también puede perjudicar a tallos vecinos.
  • Por último toma nota de otro enemigo mortal para tu huerto casero: el sclerotium, que también es un hongo que en este caso se aloja en los suelos.

Consejos y recomendaciones generales

Para que tengas en tu mesa un delicioso plato de habichuelas plantadas en tu propia casa, puedes seguir al pie de la letra estas indicaciones que hemos preparado exclusivamente para ti:

  1. Para que crezca rápido: Si es este tu objetivo entonces no te puede faltar el agua, ya que conoces la importancia en este caso. Tampoco puedes pasar por alto que lo que siembres necesita su propio espacio, es por eso que debes optar por un cambio de matero y de trasplante a tierra cuando notes que ya es necesario.
  2. Para librarla de plagas: A veces se deja que las enfermedades avances más de lo normal. Pero si actúas a tiempo puedes salvar tu huerto pequeño. Limpia cada mata con ayuda de un pañuelo húmedo y no dejes de usar insecticidas y fungicidas de bajo impacto, solo usa lo suficiente para mantener a raya estos seres indeseados.
  3. Para que dé frutos rápido: En este caso lo mejor es que adquieras, una vez el vástago vegetal se vea con fuerza, una vitamina que fertilice el terreno y brinde la posibilidad de que las pequeñas alubias empiecen a formarse sanas y fuertes.

Si sigues nuestros consejos, nuestros pasos y visiones generales, notarás cómo, en menos de lo que esperabas, tendrás en tu mesa unos humeantes frijoles listos para ser servidos y disfrutados por toda la familia.