cultivo de sandías

Quién no ha sentido el placer de disfrutar de una jugosa fruta tropical. Además de ser un delicioso alimento, los frutos de cualquier planta ofrecen una excelente alternativa alimenticia y sana, que aporta al cuerpo vitaminas, minerales y grandes cantidades de agua.

Precisamente uno de los frutos que contiene más agua es la sandía, también conocida como:

  • Aguamelón.
  • Síndria.
  • Patilla.
  • Melón de agua.

Si crees que solo puedes conseguirla en el supermercado estás muy equivocado, ya que puedes tener tú mismo un cultivo de estas en casa.

Aunque creas que se trata de un proceso difícil, te darás cuenta de que cultivarla resulta muy sencillo, pero sí tenemos que decirte que el secreto está en la disciplina y la dedicación que dediques a tu huerto casero de patilla.

Contenido

Plantación de la sandía

plantar sandías

Cuando se trata de saber cómo debes hacer para tener una de estas plantaciones es importante ser consciente del espacio del que se disponga, ya que, si se trata de una siembra casera, en donde hay poco espacio, debes considerar tener entre una o 5 de estos árboles frutales. Apunta lo siguiente:

  1. Desde la semilla: El primer paso para lograr disfrutar algún día del aguamelón en casa en adquirir de manera natural las semillas. Puedes comprar un fruto fresco en tu venta frutal y extraer estas pepitas para posteriormente sembrarlas.

Esta planta es muy resistente a varios tipos de suelo, así como a distintos tipos de clima, por lo cual puedes introducirlas directamente en el suelo. Pero en caso de que estés en invierno, lo mejor es usar bolsas negras plásticas para preparar una especie de contenedor de tierra para alojar estas células naturales de la cual saldrán los brotes.

  1. La mejor temporada para sembrar: Cuando se trata del momento de recolección debes apuntar que se hará a mediados de año, en los meses de junio y julio. Partiendo de esto, es importante tomar en cuenta dos escenarios:
  • Siembras en los meses de enero o febrero, por cuestiones de frescura climática.
  • Siembras en los meses de junio y julio, para dar un empujón extra al crecimiento de los retoños.
  1. Temperaturas ideales: Ya mencionamos el hecho de que la patilla, tanto la mata como el fruto, resisten bastante bien los embates externos, pero apunta el que la temperatura ideal para que su crecimiento se dé de la mejor manera posible debe rondar entre los 20 y los 18 grados centígrados.

En casos en los que las temperaturas salgan de este rango puedes ayudar a mejorar las condiciones medioambientales, ubicándola en zonas frescas o cálidas, según sea el caso.

  1. El tipo de suelo: Nunca pases por alto este punto pues es más importante de lo que muchos creen. El tipo de suelo en el que se desarrolla de maravilla el también llamado melón de agua es en los terrenos que tienen buen drenaje.

Esto quiere decir que cuando realizar es regado no debe anegarse, pues las aguas deben ser filtradas rápidamente hasta las raíces más profundas.

  1. Cuándo regarla: Como en varios árboles frutales, el agua no puede faltar en la etapa de crecimiento, especialmente en los primeros días, para ayudar a que poco a poco adquiera una fortaleza envidiable.

Ahora, conforme esta adquiera grosor en hojas y tallos debes disminuir la cantidad y frecuencia de riego, pues ya sabes también que se trata de una fruta con alto contenido de líquido.

Cuidados con el arbusto de Sandías

Para que este pequeño amigo esté siempre sano debes tener en cuenta seguir los siguientes pasos:

  • Paso 1: Limpia siempre los alrededores del tallo de malezas y posibles nidos de insectos. Muchas veces las hormigas establecen sus entradas a hormigueros cerca de tu cultivo, y esto puede ser un dolor de cabeza más adelante.
  • Paso 2: Agrega conchas y residuos orgánicos de tu cocina en la base del tallo. Esta es una excelente forma de obtener beneficios extra de tus desechos y de brindar a la patilla una ayuda extra de abono casero.
  • Paso 3: Elimina cualquier hoja o rama que tenga una apariencia de debilidad o que simplemente se haya secado repentinamente, pues podría tratarse de una plaga y lo mejor es actuar antes de que se propague por toda la superficie.

Plagas y enfermedades más comunes

enfermedades de la sandía

Hemos preparado para ti una pequeña lista de las posibles afecciones que puede sufrir tu arbusto, así que toma nota y ten en cuenta que la mejor manera de eliminarlos es actuar a tiempo, por eso es importante que siempre estés al cuidado.

  • La araña roja: Este pequeño microorganismo es capaz de afectar tanto frutas como ramificaciones. Las señales que debes tener en cuenta son descoloraciones de las hojas inferiores, pues es allí en donde se alojan.
  • La mosca blanca: En este caso la enfermedad que puede presentarse es la debilidad. Cuando ataca y ya hay patillas pueden desprenderse antes de tiempo, ya que esta pequeña absorbe los líquidos y nutrientes más importantes.
  • El trips: Esta plaga es una de las más temidas, ya que puede causar la muerte de toda la planta, empezando por pequeños ataques a los pliegues vegetales más grandes.
  • El llamado oidio de las cucurbitáceas: En este caso se manifiesta con la aparición de pequeñas manchas de color blanco en los pliegues. Los notarás en el acto.
  • El chancro del tallo: Esta plaga produce manchas en esta zona de la mata, además es capaz de provocar una especie de sudor pegajoso, por el cual se pierden varios de los nutrientes esenciales. Por si fuera poco, estas sudoraciones atraen a varios insectos, en cuyo caso los ataques se multiplican.

Consejos finales y otras recomendaciones

Quizás la mejor indicación en este caso es que seas un cultivador que observa más allá de lo que a simple vista se ve, para ello, ten en cuenta:

  • Revisar siempre hoja por hoja, no solo en la parte superior sino también en el reverso, así como en los laterales, pues a veces allí se alojan pequeños microorganismos dañinos.
  • Revisa también las condiciones del suelo. Ya te aconsejamos mantenerlo siempre libre de malas hierbas, pero debes mirar si aparecen animales como hormigas o caracoles, pues son enemigos de cuidado con matas de frutas y verduras.

Sin más qué agregar, solo nos queda decirte que está en tus manos el tener jugosas sandías cuando menos lo esperas. Tendrás para presentar a tu familia y visitantes una excelente merienda en trocitos, hidratante y deliciosa.