Es una especie de helecho perenne de crecimiento lento del género Adiantum con una distribución masiva que ha llegado a todos los rincones del mundo. Si tu intención es añadir plantas de color verde que no florecen a tu jardín el Adiantum Capillus-Veneris es una excelente opción.

Este helecho es nativo de las regiones tropicales y templadas de todo el mundo. Su especie es de hoja perenne en las zonas tropicales y subtropicales que ofrezcan humedad y sombra parcial; incluyendo las regiones del Sur, Central, América del Norte, Europa, África y Asia.

Posee frondas de color verde claro en forma triangular, es admirado por sus pequeñas y finas frondas compuestas por delicados folíolos que comprenden una gran cantidad de volantes en forma de abanico.

En los especímenes particularmente finos, las frondas pueden tener hasta 60cm de largo y 25cm de ancho con hojas individuales de 2-3cm de diámetro. Se encuentran con facilidad en los climas cálidos, donde la humedad es alta pero no abrumadora y los suelos son bien drenados.

El hábitat incluye:

  • Bosques lluviosos
  • Arbustos
  • Bosques de hoja ancha
  • Precipitaciones
  • Manantiales
  • Acantilados desérticos

Crece típicamente en rocas y en grietas de los acantilados, a lo largo de arroyos y ríos, cerca de agua termales naturales. Popularmente se cultiva como un helecho de jardín y como plantas de interiores.

En casa puedes utilizarlas en:

  • Decoración de borde de jardín.
  • Cultivarla en contenedores.
  • Cubierta de suelo.
  • Cestas colgantes.
  • Jardines arbolados.
  • Follaje de relleno de arreglos florales.

Uno de los beneficios de tenerlo en casa, es que recientemente se llegó a saber que este helecho posee beneficios terapéuticos, como efecto diurético, tratamiento de la caspa, pérdida de cabello, expectorante para problemas respiratorios y trastornos menstruales.

Plantación Adiantum Capillus-Veneris

plantacion Adiantum Capillus-Veneris

Afortunadamente se puede propagar fácilmente dividiendo su rizoma subterráneo. Puedes tomarlo de alguna que se encuentre madura de algún conocido. Para hacer este proceso considera el siguiente método, estamos seguros que te irá de maravilla:

  • Recorta casi al nivel del suelo la mayor parte de los raquis más antiguos y elimina las frondas marchitas.
  • Divide el rizoma durante la primavera o el otoño.
  • Desentierra y divide cortando con una pala de jardín.
  • Replanta las divisiones en macetas individuales.
  • Ten cuidado de no sembrar la corona por debajo del nivel del suelo, ya que a partir de este punto es que surgirán las nuevas frondas.

De igual manera, también puede propagarse a partir de pequeñas esporas. Las cuales podrás ver en los racimos que se encuentran bajo un margen curvo de los folíolos.

Si consideras irte por este camino, de cultivar el helecho a través de esporas, pon a prueba el método más idóneo para ello:

  • Recoge las esporas maduras.
  • Siembra en la superficie de un suelo rico en humus esterilizado.
  • Mantén el medio de cultivo, es decir, el compuesto siempre húmedo cubriéndolo con una bolsa de plástico sobre el contenedor.
  • El proceso de germinación debe tener lugar dentro de 6 semanas a una temperatura de 20-21°C.
  • Una vez que las plántulas obtengan un tamaño manejable trasplanta los pequeños grupos donde lo deseas y mantén húmedo hasta que estén establecidos.
  • Traspásalos a una maceta más grande luego de 2 años en una posición bien protegida del sol.

Cuidados de la planta

Este helecho de aspecto delicado, con tallos arqueados, largos y rizados es de bajo mantenimiento, requiere muy poca atención. Su desarrollo dependerá estrictamente de dónde está situado y la humedad que reciba.

Para un mejor crecimiento, procura incluir en la rutina de cuidados algunos de estos tips:

  • Requiere condiciones de calor, humedad y movimiento de aire.
  • Ubicar en un lugar con semi-sombra a sombra completa con preferencia a luz indirecta brillante.
  • Crecerá bien en cualquier temperatura de ambiente normal.
  • Requiere riego regular durante los meses de verano.
  • Evita descuidar el riego diario para mantener el suelo siempre húmedo.
  • Encárgate de ofrecer un espacio de crecimiento bien drenado.
  • Fertiliza en pequeñas dosis cada 15 días o mensualmente durante la primavera y el otoño.
  • Retira los tallos muertos para mantenerlos ordenados y aumentar la tasa de crecimiento.

Plagas o enfermedades

cuidado Adiantum Capillus-Veneris

En general, no hay problemas graves de insectos o enfermedades. No obstante, procura no perderlas de vista. Por su naturaleza, las hojas pueden quemarse bajo el sol directo. De igual manera, las frondas morirán rápidamente si los suelos se dejan secar por un período prolongado.

En ocasiones, las plagas que podrían entrometerse incluyen:

  • Caracoles
  • Áfidos
  • Escalas
  • Cochinillas
  • Babosas

Para controlar esta infestación y mantener alejados algunos de estos pequeños intrusos pon a prueba algunos de los siguientes métodos utilizados por jardineros profesionales:

  • Elimina las infestaciones de insectos con un algodón sumergido en alcohol.
  • Evita sobre fertilizar o cargarla con exceso de agua.
  • Elimina las plagas con una corriente fuerte de agua siempre que el suelo sea de rápido drenaje.
  • Utiliza aceite de neem como repelente.

Los insecticidas botánicos deben ser el último recurso, procura utilizar pesticidas naturales porque atrae insectos beneficiosos como las abejas melíferas. Los pesticidas naturales tienen menos efectos secundarios perjudiciales y se descomponen rápidamente en el medioambiente.

Consejos y recomendaciones

Es una delicia para cualquier jardinero. Su follaje resulta maravilloso y sin complicaciones porque no requiere de muchas atenciones por parte del cultivador. No obstante, su belleza no se mantendrá si no se atiende como debe ser.

Toma en cuenta algunos de estos consejos para que tu cosecha pueda mantenerse en condiciones óptimas durante un muy buen tiempo.

  • Coloca el contenedor sobre un plato para macetas de manera que aumente la humedad.
  • Evita mojar el follaje, levanta las frondas con la parte posterior de la mano y riega las partes debajo de la planta.
  • Procura que el suelo sea ligero, franco y neutro variando al tipo alcalino.
  • Para el suelo; utiliza una mezcla de 2 partes de musgo de turba, 1 parte de arcilla y 2 partes de arena.
  • Utiliza un fertilizante orgánico de liberación lenta, aplícalo sólo cuando el suelo se encuentre húmedo.
  • Fertiliza una vez al mes durante la temporada de crecimiento.