Los setos de Sorbus Aucuparia se adaptan al suelo normal, bien drenado. Es considerado una especie de cobertura tolerante al clima impredecible. Cuenta con hojas atractivas y esbeltas que forman un telón de fondo impresionante para las flores blancas del verano.

Resulta tolerante a una amplia gama de condiciones del suelo, incluyendo aquellos que son calcáreos, ácidos finos e incluso grietas en acantilados. Crece mejor en una posición soleada abierta, sin embargo, también tolerará cierta sombra, pero las flores y la fruta no serán tan prolíferas.

Generalmente, durante los meses de abril a mayo los arboles están en proceso de floración, y las bayas maduran a finales de julio a septiembre; esto dependerá exclusivamente de la zona geográfica donde te encuentres.

En los climas suaves producirán una cosecha de fruta cada año alrededor de 8-10 años en adelante. Estas frutas son un recurso alimenticio importante para muchas especies de aves, especialmente para:

  • Zorzal alirrojo
  • Zorzal real
  • Mirlo
  • Pinzones
  • Ampelis americano

Es el árbol de ceniza más extensamente plantado. A menudo también es utilizado como un seto ornamental por su belleza y utilidad para proporcionar una excelente sombra durante los calurosos días del verano.

Por si no lo sabias el Sorbus Aucuparia posee connotaciones mitológicas, pues se cree que en la antigüedad se utilizaba para proteger las casas y los patios de las iglesias. Se utilizó para utilizar las bayas en usos medicinales o culinarios, así como también para trabajar la madera.

Plantación de Sorbus Aucuparia

Si bien es posible y relativamente fácil cultivarlo a partir de semillas, este proceso es muy lento y no suele ser llevado a cabo por el jardinero en casa. Las semillas tienen una latencia profunda dentro de ellas, por lo que requiere un grado de paciencia para sobrellevar.

Si deseas sembrar tus propias semillas, tendrás que recoger las bayas a finales de agosto o mediados de septiembre y extraer cuidadosamente las semillas. Es bastante fácil obtener altos niveles de germinación si se siguen los procedimientos correctos.

Pretratamiento de semillas:

  • Prepara un sustrato de drenaje libre: mezcla 50% de compuesto y 50% de perlita. Exprime el agua con la mano si es demasiado húmedo o las semillas podrían ahogarse.
  • Mezcla las semillas en el sustrato: asegúrate que el volumen de la mezcla es suficiente para mantener las semillas separadas.
  • Coloca la mezcla de semillas en una bolsa de plástico transparente: coloca la fecha en la bolsa para que sepas cuando inicio el pretratamiento.
  • Mantenlas a una temperatura de 20° C durante 2 semanas.
  • Pasadas las dos semanas, mantenlas en la nevera durante 30 semanas. Comprueba las semillas cada cierto tiempo.

Una vez que este proceso se haya completado, la semilla debe estar lista para sembrarse. Toma en cuenta lo siguiente:

  • Siembra en pequeñas cantidades en macetas o bandejas de semillas.
  • Rellena con un compuesto de buena calidad
  • Cúbrelas con una capa fina de compuesto de no más de 1cm de profundidad.

Generalmente crecen sin problemas, durante el primer año su tamaño varía entre 10 y 50 cm, dependiendo del tiempo de germinación y técnicas culturales. Déjales crecer durante 2 años antes de sembrarlos en una posición permanente.

Sin embargo, en los centros de jardinería los puedes conseguir un poco más crecidos, sólo necesitarán ser trasladados a una maceta de gran tamaño o al suelo directamente. El mejor momento para trasplantarlo es a finales del otoño.

  • Cava un agujero tres veces el ancho de la bola de raíz
  • Colócalo en el agujero y rellena el suelo alrededor de él.
  • Riega el trasplante profundamente.

Cuidados del Sorbus Aucuparia

No sólo son hermosos árboles de tamaño mediano que florecen en condiciones difíciles. Son realmente fuertes, pues no debería sorprenderle a nadie que se les haya visto crecer en páramos azotados por el viento o en pendientes con rocas.

Por lo tanto, sus atenciones generalmente suelen ser muy bajas, entre los cuidados más idóneos para obtener un buen desarrollo se incluyen:

  • Buen drenaje.
  • Superficies infértiles y secas, es decir, ácidos y alcalinos.
  • Riego durante los periodos secos prolongados en verano, particularmente en los primeros años para asegurar que se establezcan bien.
  • No necesita una poda de rutina. No obstante, es conveniente darle una poda ligera a finales del invierno o principios de la primavera para eliminar las ramas enfermas o dañadas.

De igual manera, puede necesitar ser podado cuando está en proceso de crecimiento para quitar las ramas verticales o aquellas que atraviesan otras plantaciones. Una vez que ya está maduro y se ha fijado en un lugar amplio no necesitará ser recortado.

Plagas o enfermedades

Es un seto duro y tenaz. Sin embargo, la especie no es inmune a las enfermedades que puedan robarle su belleza y encanto. No es muy propenso a las enfermedades, siempre y cuando se siembre en las regiones frías.

Entre las infecciones más comunes que afligen al Sorbus Aucuparia se incluyen:

  • Hongos: se estaciona en el tronco y las ramas se tornan de un color marrón irregular. En los casos severos esta enfermedad puede extenderse y podrirlo por completo.
  • Fuego bacteriano: esta infección elimina las flores y hojas. Los síntomas incluyen; hojas negras, racimos de flores marrones y esporas que exudan limo e infectan las ramas. Una vez que esto sucede la única solución es eliminar el árbol.
  • Mancha de la hoja: muestra irregulares manchas marrones en las hojas. Si no se trata a tiempo, se formarán pequeñas esporas negras. Los casos avanzados ocasionan que las hojas caigan prematuramente.

Consejos y recomendaciones

Estos árboles son perfectos para los jardines de bajo mantenimiento con un montón de vida silvestre. Aportarán una explosión de color y una forma agradable para deleitar el ojo y el paisaje. Más allá de sus cuidados generales ha llegado el momento de conocer qué más puedes hacer para mantenerlo en pie, considera lo siguiente:

  • Mantén las macetas húmedas durante el proceso de germinación.
  • Remueve las plantas jóvenes que sean de apariencia débil.
  • Al momento de replantar asegúrate de hacerlo a la misma profundidad que se encontraba en el suelo anterior.
  • Elimina las malas hierbas que se puedan encontrar alrededor del árbol porque le quitarán sus nutrientes.
  • Las aves se encargarán de comerse las bayas y otras criaturas también se mantendrán alimentadas evita utilizar fungicidas químicos.
  • Agrega fertilizante granular durante la primavera.