astilbe planta

El astilbe, es una planta herbácea originaria del continente asiático (sur y este) y pertenece a la familia de las Saxifragáceas. Es poco conocida alrededor del mundo, razón por la cual  su presencia llama mucho la atención en los jardines; pues tiene características de planta exótica.

Posee un inmenso follaje brillante color verde oscuro.  Es conocida como barba de la cabra y spirea falso. En buenas condiciones puede llegar a medir un poco más de un metro de altura con 20 cm de ancho.

La belleza de sus flores es lo que más le da vida a esta planta. Florece durante el verano de una manera muy particular; en forma de plumeros, cuyos colores pueden variar (rojo, rosa, naranja, blanco…) y hace aparecer un arcoíris en cualquier lugar que se encuentre.  Esta característica es la más notoria en esta planta, y por esta razón en jardinería suele ser utilizada como un helecho.

Su flor también es utilizada en floristería (arreglos florales) y la decoración de interiores (en jarrones). Donde pueden perdurar buen tiempo sin dañarse. Además,  sigue siendo decorativa incluso después de haberse marchitado las flores. Cabe destacar que los colores dependen de la variedad; al igual que la temporada de floración.

Contenido

Plantación

El momento ideal para plantarla es durante el verano.  Su semilla, geminará al cabo de aproximadamente un mes si se le dan los cuidados necesarios, que no son demasiado exigentes. De hecho, es muy sencilla de mantener y cultivar.

Son frecuentemente plantadas en grupos. Mientras más, más colorido se verá tu jardín. Se pueden plantar en hileras, como bordes de caminos… o como se quiera.

La plantación en tu jardín  se debe hacer en un momento de sombra y de buen tiempo preferiblemente desde  otoño hasta finales de invierno. Es importante saber de qué manera se va a sembrar, ya sea mediante los bulbos, desde un “fragmento de la planta” o bien desde la semilla. Se recomienda realizarla mediante estas dos últimas técnicas, puesto que son las más efectivas.

Sin embargo, el proceso de plantación desde un fragmento de planta no es tan sencillo de realizar y se necesita de una planta madre, la cual probablemente no será muy fácil de encontrar. Mediante el bulbo, la planta tiene un crecimiento sumamente lento y es crece algo decolorada; finalmente, si se siembra por semillas hay 50% de probabilidades de que ésta se dé correctamente y 50% de que se pudran sin germinar.

La mejor opción es acudir a un vivero y comprar directamente la planta.

Una vez la hayas conseguido, arregla el suelo holgándolo con un tenedor de jardín, llana, o una pala. También puedes mezclarlo con humus.

Cava un agujero de 15 cm aproximadamente. Que sea el doble de ancho que la medida de las raíces de la planta. Luego, introdúcela  cuidadosamente y tapa con tierra. El sistema radicular del astilbe necesita extenderse bajo la tierra, y para ayudarlo hay que procurar que la tierra no esté maciza; debe estar suelta de manera que las raíces puedan penetrar fácilmente mientras crecen.

Finalmente, riégala y satisface los cuidados que necesita para su óptimo crecimiento.

Cuidados del Astilbe

Astilbe Planta Decoracion

Suelo: Puede crecer perfectamente en casi todo tipo de suelo. Pero este debe drenar correctamente y tener un pH preferiblemente de 6 a 7. Además debe estar parcialmente suelto (especialmente cuando la planta está en desarrollo).

Luz solar: Es necesario ubicarlo en un sitio donde lleve buen sol. De esta manera, se estimulará el desarrollo de las flores y su color vivo; por el contrario, si carece de luz solar, la planta crecerá produciendo hojas muy grandes en lugar de flores hermosas.

El astilbe necesita abundante luz solar, pero también algo de sombra. Ubícalo en un lugar donde en algún momento del día pueda sombrearse. No puede haber extremos de ningún tipo.

Ambiente: El clima ideal para nuestra planta es el tropical o subtropical. Es importante que esté lo más lejana posible a un clima demasiado frío, pues es débil y una helada de menos de 0° C podría acabar completamente con ella.

Si la helada es de 0°C y no perdura mucho tiempo, probablemente sobreviva. También resiste lugares húmedos y sombríos.

Tampoco se recomiendan climas excesivamente calientes, aunque estos no la afectarían tanto siempre y  cuando se mantenga humedecida.

Riego: El riego de esta planta es algo diferente al de la mayoría. En este caso, no se necesita hidratarlas diariamente  o muy frecuentemente. Sin embargo, cuando se hace, es importante darle abundante agua, que sea suficiente para ella hasta que se empiece a secar otra vez.

En caso de que se esté en temporada de lluvia, se puede omitir el riego durante ese tiempo. Esta planta necesita humedad para sobrevivir. Nunca permitas que llegue a la sequía por muchos días. Puede tolerar encharcamientos poco prolongados.

Abono: Se puede abonar un par de veces por cada temporada. Al momento de hacerlo, es importante humedecer la tierra, y hacerlo en un momento del día donde no haya sol (puede ser por la mañana temprano o al caer la tarde).

Plagas y Enfermedades

Astilbe Flor

Algunas de las afecciones más frecuente que tiende a padecer se pueden ver favorecidas por ciertas condiciones ambientales. Sin embargo, esta planta es muy saludable y no tiene muchas probabilidades de sufrir mayores consecuencias.

La humedad excesiva favorece la producción de un hongo llamado Oídio y la aparición de babosas. Por otra parte, el pulgón podría afectarlas muy levemente en tiempos de sequía excesiva.

En caso de haber cultivos anteriores que hayan padecido de Fusarium (pudrición de raíces), se debe evitar completamente su siembra en ese lugar.

Consejos y recomendaciones

Si el suelo donde vas a plantarla carece de un buen drenaje, se recomienda colocarle arena a la tierra antes de plantarla.

Se recomienda el uso de fertilizantes de lenta liberación, o bien uno que sea rico en fósforo y nitrógeno.

En el proceso de crecimiento de la planta, sus raíces tienen a sobresalir por la tierra; y esto puede llevarla a la sequía.  Tápalas con tierra y vigila su crecimiento cada cierto tiempo.

Tener precaución si el clima tiene una temperatura mayor a los 30° C. En este caso, se deberá regar con más de frecuencia para evitar la sequía. Una manera de saber si no se está regando correctamente, es cuando las hojas se tornan amarillas. Es un signo de sequía al que hay que estar alerta.

Pueden crecer también en macetas.