Es conocida comúnmente como la palma de la hoja del centinela, es una planta de crecimiento lento. Favorita entre los amantes del jardín por sus hermosas frondas arqueadas y su capacidad de alcanzar una altura impresionante incluso con niveles bajos de luz. A menudo se cultiva en interiores, aprende todo lo relacionado con la palma de Kentia.

Debido a su naturaleza resulta la palma perfecta para cultivar en interiores.  A menudo se les utiliza en salas de estar, arreglos florales, decoración de recepciones y oficinas por sus características:

  • Estructura delgada
  • Crecimiento vertical
  • Corona de frondas en forma de plumas caídas
  • Color verde oscuro
  • Tolerancia para la luz media a baja

Cuando es joven posee un tronco verde oscuro que se torna marrón a medida que envejece. Aunque no lo creas, florece anualmente alrededor de los últimos meses del año –noviembre o diciembre-.

En un contenedor, una Kentia puede llegar a crecer hasta 3 metros de altura. Como no puede podarse para adaptarle a una altura más pequeña; por su gran adaptabilidad, también puede crecer y desarrollarse al aire libre.

La preparación adecuada de la ubicación de siembra o recipiente, así como el cuidado de la planta desde sus inicios, fomentan el crecimiento de una planta vigorosa con una apariencia más atractiva y saludable.

Plantación

La palma Kentia es una de las palmeras más bellas del mundo, adecuada para el cultivo tanto en interiores como al aire libre. Su proceso de siembra es igualmente metódico para ambas modalidades, aunque pueden parecer similares necesitan de su atención al momento de realizarlo.

Plantación en suelo

Toma en cuenta estas recomendaciones cuando decidas poner manos a la obra:

  • Cuando se realiza la siembra de una Kentia en el suelo, es necesario abrir el área dos veces mayor que el contenedor donde se ha venido cultivando.
  • Si el suelo carece de fertilidad o está mal drenado; la materia orgánica como el compuesto mejorará el drenaje y aportará la nutrición adecuada.
  • Siémbrala en un sitio donde reciba sombra parcial o completa.
  • Plántala de modo que la parte donde se encuentra el tallo con el sistema de raíces se encuentre al nivel de la superficie del suelo.
  • Procura utilizar un fertilizante de liberación lenta al momento de la siembra.
  • Proporciónale agua durante todo el período de establecimiento.

Siembra en contenedor

Como requisito primordial, las Kentias necesitan de un suelo fértil y con un buen drenaje para crecer. Por lo tanto, al momento de sembrarla en un contenedor ten en cuenta lo siguiente:

  • Asegúrate que el recipiente tenga los orificios de drenaje adecuados.
  • Utiliza una placa u otro tipo de utensilio que retenga agua debajo del contenedor.
  • Elije la ubicación que equilibre tus necesidades con las de la palma Kentia, como un lugar donde se encuentre con la mayor cantidad de luz solar posible indirectamente.

Cuidados de la Kentia

Las palmas son adiciones hermosas a cualquier jardín o especio interior si vas a la playa o a una isla. Aunque algunas son más fáciles de mantener y cuidar que otras, la Kentia es una de las favoritas desde hace muchos años para paisajistas debido a su bajo mantenimiento y sorprendente apariencia tropical.

  • Riega en un horario regular durante los meses de verano, una o dos veces por semana. En invierno hazlo sólo cuando el medio de cultivo esté seco.
  • Retira el polvo de las hojas una vez al mes. Especialmente en las épocas de baja humedad.
  • Cuando está en interiores, fertiliza una vez cada temporada durante la primavera, otoño y verano.
  • Recorta el follaje muerto en intervalos de seis meses, usando tijeras de podar desinfectadas y afiladas.
  • Para mantenerla en el mismo recipiente, reemplaza de vez en cuando el suelo viejo con una nueva mezcla.

Plagas o enfermedades

Existe una gran cantidad de diferentes insectos y enfermedades que pueden causar la muerte de tu palma. En las épocas de baja humedad, los ácaros de la araña se sienten atraídos por las hojas polvorientas y pueden convertirse en un gran problema.

Otros insectos que impiden su correcto desarrollo son las cochinillas, que se encuentran en climas húmedos y cálidos. Se alimentan de la salvia de las plantas, normalmente en las raíces u otras grietas. Para controlar esta situación, frótala con una mezcla de agua jabonosa y alcohol.

Por otro lado, la pudrición bacteriana de los brotes tiende a ocurrir después de una tormenta tropical o periodos de lluvia excesiva. Cuando esto ocurre, muestran lesiones negras y las hojas más jóvenes se marchitan.

Cuando una enfermedad es causada por un hongo, los tejidos del tronco externo pueden parecer sólidos, pero tienen un sonido hueco cuando son tocadas. Con el tiempo, se pueden formar conchas.

Evita el riego por encima cuando sea posible. Lamentablemente, una vez que la infección ocurre, la recuperación de la palma es improbable. Mantenla en observación cuando notes que su apariencia ha cambiado.

Consejos y recomendaciones finales

Esta palma soportará las esquinas oscuras y secas de tu hogar, como también un poco de negligencia de parte de su cuidador. Siempre que se retome su mantenimiento regular a tiempo no habrá problema alguno. Procura mantenerla en un lugar con buena luz y establecer una rutina de cuidado semanal para mantenerla vibrante.

Si estas considerando agregarla a tu vivero personal, a continuación, compartimos contigo algunos consejos y recomendaciones finales que estamos seguros te servirán para cultivarla

  • Requiere protección contra los vientos helados y fuertes.
  • Poseen un buen desempeño cuando se encuentran en macetas, por lo tanto, elije un plantador pesado y duradero para evitar que se vuelque con el pasar de los años.
  • Utiliza un fertilizante diluido y equilibrado que posea micronutrientes, formulado especialmente para palmas.
  • Si está en un contenedor, a medida que crece requerirá de un trasplante ocasional en recipientes ligeramente más grandes.
  • Aunque vivan en condiciones de poca luz, prosperan con buenas condiciones de iluminación.
  • Para limpiar las hojas de la palma cuando está en interiores, utiliza un trapo húmedo y una botella de atomizador llena de agua.
  • Riega profundamente después de fertilizar.
  • Crecerán lentamente en un contenedor durante un par de años.