El sur de Francia es legendario por sus campos cubiertos por Lavanda, cultivados para la industria del perfume. El establecimiento de esta planta en el momento adecuado del año, junto al cuidado de rutina semanal ayudará a establecerla para una temporada de crecimiento exitoso. Continúa leyendo y conoce todo lo que necesitas para tenerla en tu jardín personal.

En América, es un arbusto perenne cultivado por sus flores y deliciosa fragancia, pero también aporta un elemento de paisaje por su belleza y capacidad para soportar el calor y la sequía.

En un jardín formal, puede ser recortada para formar un seto bajo un borde aromático a lo largo de un camino. De igual manera, en un jardín de rocas una sola planta o sólo unas pocas pueden ser utilizadas con un gran efecto a la vista.

Es una opción natural para cualquier jardín de hierbas. El follaje fresco, contrasta muy bien con sus propias flores, así como las hierbas verde oscuro y otras plantas. Además, una vez establecido es de poco mantenimiento y muy tolerante.

Atrae a las abejas y mariposas que le proporcionan un sinfín de beneficios. A su vez, disuade a las hormigas que podrían causarle daños. Puede ser utilizada en medicinas, cosméticos y cocina. Su fabulosa fragancia, apreciada por milenios es refrescante y muy relajante.

Plantación de L

Plantación de Lavandas

de siembra es durante el otoño. Las temperaturas más frías de octubre, las lluvias bajas o moderadas y el sol menos intenso funcionan bien para plantar Lavanda. Al establecerse durante las temporadas de invierno y otoño, está lista para florecer en la primavera.

abejas sobre lavandas

Para realizar una siembra en exteriores toma en cuenta que más importante que la fertilidad del suelo es el drenaje del mismo. En lo posible, procura utilizar musgo de turba para contribuir en el drenaje y la retención de humedad, mientras se acidifica ligeramente el suelo.

Cultívalas con plantas que necesitan luz solar y rutina de riego similar. Selecciona un suelo bien trabajado y suelto que te permita cavar con tus propias manos. Una vez establecida en el jardín es perenne, así como también resistente a la sequía.

Una forma de establecerlas en el jardín a través de un trasplante necesita del siguiente procedimiento:

  • Extiende una capa de 3cm de musgo sobre el área donde deseas plantarla, y trabaja el suelo.
  • Rompe el suelo y elimina las rocas que te encuentres.
  • Cava un agujero lo suficientemente profundo para la bola de raíz de la planta, pero no más profundo que la misma.
  • Colócala en el agujero.
  • Rellena cualquier espacio con el suelo modificado. Puedes utilizar un poco de arena o compuesto para obtener un buen crecimiento.
  • Riégala profundamente después de plantar. La primera vez de riego, en lugar de regar con agua utiliza un fertilizante líquido.

Riégala bien antes de moverla en una nueva posición, recorta cualquier material floreciente para obtener una planta más grande y copada al año siguiente. De igual manera, si prefieres cultivarla en un contenedor se puede hacer aunque es un poco más difícil.

Debes considerar los cinco elementos clave que te ayudarán en tu proceso; el tamaño de la maceta, drenaje, agua, poda y fertilización.

  1. Ubica una maceta realmente grande.
  2. Asegúrate que posee un sistema de drenaje muy bueno.
  3. Utiliza mezcla de turba, vermiculita y perlita como suelo.
  4. Riega en la base de la planta y mantén el suelo no demasiado húmedo pero tampoco demasiado seco.
  5. Utiliza un fertilizante de liberación prolongada durante la primavera. Y un fertilizante liquido durante la época de crecimiento.

Cuidados de las Lavandas

Cuida del cultivo co

Cuidados de las Lavandas

nueva. Aunque para muchos esto suene confuso, no deben ser atendidas diariamente; las hierbas una vez que se establecen prosperan en el descuido.

Entre los cuidados generales para su desarrollo óptimo se encuentran:

  • Riégala con poca frecuencia, dos veces por semana está bien.
  • En el verano, podría necesitar de un riego frecuente por lo tanto no permitas que el suelo se seque.
  • Poda las flores a finales de junio o principios de julio a la altura del color, para alentar una segunda ronda de florecimiento en octubre.
  • Usa las tijeras de poda desinfectadas para cortar los tallos de la flor debajo de la corona de las hojas.
  • Elije una posición para establecerla con un buen drenaje y por lo menos 8 horas de mucho sol.
  • Aumenta los espacios entre las plantas para que el aire pueda circula fácilmente alrededor de ellas.

Plagas o enfermedades

Recuerda que la Lavanda neces

Plagas o enfermedades

circulación de aire. No sobre cargues de agua y permite que el suelo se seque antes de regar de nuevo. Cuando hay mucho calor y humedad, el hongo puede atacar las plantas, convirtiendo las hojas de color marrón.

insecto posado en flor de lavanda

Las enfermedades que podrían afectarla incluyen:

  • Moho negro: se debe a que no está recibiendo suficiente sol, el drenaje es pobre o que las plantas que la rodean están demasiado cerca. Si esto te sucede, deben ser trasplantadas, podar y agregar compuesto para eliminar los hongos.
  • Pudrición de la raíz: cuando esto ocurre la planta deja ver sus hojas marchitas, amarillas, moribundas y el tejido de la raíz descolorido. Evita el exceso de riego y procura que se establezca en suelo bien drenado.

Consejos y recomendaciones

Para cosecharla no se ne

Consejos y recomendaciones

rong>, pero si mantener una rutina de cuidados semanales para mantenerla en su máximo esplendor. Pon a prueba los consejos que compartimos contigo, estamos seguros que te ayudarán con tu cultivo.

  • Evita regar cuando el agua de la lluvia suministra la humedad necesaria.
  • Cuando ha florecido, las flores se pueden recoger para muchos usos; como un ramo fresco o deshidratar para hacer popurrí.
  • Ubícala donde mejor te parezca, siempre y cuando se permita espacio para las corrientes de aire alrededor de la planta cuando llegue a su madurez.
  • No necesita ser fertilizada excepto que se vaya a establecer en los suelos más pobres.
  • Es una buena candidata para establecerse en un jardín de roca.
  • Poda anualmente, especialmente a mediados del mes de febrero.