El melón es una planta de origen rastrero que además de ser deliciosa, es muy fácil de plantar y cosechar. Si vives en una zona donde pega un buen sol, te animamos a leer este post y aprender cómo sembrar  y cuidar de ésta maravillosa planta, que en sólo 4 meses te dará fruto que beneficiará tu salud, y además te dará unas bellas flores amarillas que harán lucir hermoso tu jardín. 

Contenido

Plantación del melón

ttp://www.mijardin.es/wp-content/uploads/2017/02/cuidados-del-melón.jpg">cuidados del melón

Podemos plantarlo desde su plántula o desde su semilla, siendo ésta mucho más eficaz porque al crecer en la tierra se adapta mucho mejor. Muchas personas lo plantan directamente en el suelo, sin embargo, lo más recomendable es plantarlo primero en una maceta o matero y luego trasladarlo hacia su lugar permanente.

Una etapa fundamental para todas las plantas es la germinación, proceso por el cual la planta se empieza a desarrollar desde la semilla hasta que finalmente brota.

El proceso de germinación es bastante sencillo, se debe dar a la planta los cuidados que necesita para que crezca sin complicaciones.

Para hacer germinar nuestra semilla, es importante acondicionar la tierra humedeciéndola y abonándola dentro de una maceta o matero. Los materos (mientras más grandes sean mucho mejor) deben tener pequeños orificios para que el agua drene y no se quede estancada. Algunas personas realizan la germinación en vasos de plástico, en papel húmedo e incluso en neumáticos.

Una vez preparada la tierra, plantar dos semillas aproximadamente 4 centímetros de profundidad y si no hay suficiente sol, cubrir con la campana de una botella de plástico abierta para protegerla del frío. En un poco más de una semana la planta habrá germinado.

Las semillas se pueden conseguir fácilmente en los viveros o puede ser extraída directamente de la fruta. Cuando estas semillas empiecen a crecer, se debe seleccionar la más fuerte de las dos, y una vez que nuestra planta haya crecido a aproximadamente 12 o 15 cm de altura, será hora de trasladarla a su lugar permanente.

Por otra parte, si lo que queremos es plantar la semilla desde el inicio en su lugar permanente, debemos procurar que haya abundante sol y que pegue directamente en la planta. El procedimiento es prácticamente el mismo, exceptuando el uso de la botella de plástico.

Si queremos más de una planta, se deben plantar a una distancia de aproximadamente un metro. 

Cuidados de la planta <

Cuidados de la planta 

e a la hora de soportar niveles altos de calor y sequía. Tal vez eso sea porque está hecha para eso. No puede faltarle la luz solar, ya que esta es importantísima para su crecimiento y desarrollo. Es decir que si hay carencia de luz solar, la planta no crecerá eficazmente y posiblemente no dé sus frutos.
  • Riego: El riego de la planta no tiene muchas complicaciones, siempre y cuando el suelo se drene sin dificultades. De no ser así, el encharcamiento y la producción de lodo pueden dañar el cultivo. Si se está en tiempos húmedos, se debe disminuir considerablemente el riego de la planta.
  • Suelo: El cuidado del suelo es uno de los más importantes y potentes para el crecimiento. Al plantar la semilla, el suelo debe estar holgado; y una vez en proceso de crecimiento de la planta, éste debe mantenerse húmedo. Pero siempre debe estar bien abonado con materia orgánica.
  • Cosecha: A 4 meses de haber iniciado el proceso de la plantación, el fruto ha crecido lo suficiente y es hora de gozar de sus beneficios.

Para saber identificar correctamente el fruto maduro, hay que observar su peso y raíces. El fruto al madurar aumenta de peso y sus raíces se agrietan ligeramente. También se puede agitar suavemente, y si se produce un sonido hueco es porque está listo para cosechar. Muchas personas tienden a presionar con los dedos el melón para ver si éste cede; pero no es recomendable ya que podría dañarlo.

Plagas y enfermedades del melón 

Plagas y enfermedades del melón 

g">plagas del melon

  • Mosca blanca: Éste pequeño insecto que perjudica enormemente a nuestra planta, deposita sus huevos en las hojas. Una vez las larvas salen del huevo empiezan a moverse o “gatear” en ellas y succionan la savia de las hojas, provocando así que la planta se debilite y produciendo un hongo llamado “Fumagina”. La fumagina no afecta directamente la planta, pero al producirse una capa negra sobre las hojas, no permite la penetración de la luz solar.
  • Pulgón: Esta plaga es una completa amenaza, ya que puede transmitirle enfermedades severas a nuestra planta. El pulgón al igual que la mosca blanca se alimenta de las hojas, produciendo la Fumagina. La planta infectada sufre cambios en la forma normal de sus hojas aunque también puede afectar el tallo y la fruta.

Es bueno tener conocimientos de las enfermedades para saber cuándo nuestra planta se encuentra en peligro. El uso de insecticidas siempre es un buen aliado en estos casos. Existen diversos tipos, por lo cual te recomendamos que escojas el más adecuado para tu planta.

Algunas personas utilizan técnicas para eliminar éstas plagas. Una de ellas consiste en rociar las hojas con jabón líquido de uso común. Lo cual puede ayudar a matar ésta plaga sin afectar nuestra planta.

Consejos y recomendaciones 

  • Para que la planta absorba

    Consejos y recomendaciones 

    eces al mes. Podemos hacerlo aplicando 5 centímetros de materia orgánica en el suelo.
  • En caso de presentarse climas templados o fríos, se debe colocar una cubierta para proteger la planta y proporcionarle calor.
  • Muchas veces el drenaje suele ser un problema y la tierra se vuelve muy difícil de manejar, sin embargo es un problema que se puede controlar mediante el uso de fertilizantes.
  • Si has pensado plantar en un clima frío, esperamos que hayas cambiado de opinión. No se da en climas fríos, es una planta que necesita mucha luz solar y calor. La temperatura ideal es de 18º C.
  • Limpia las raíces de la mala hierba y de las plantas podridas frecuentemente para evitar que dañe las raíces de tu planta.
  • Crece como una enredadera en el suelo. Es una planta rastrera. Por eso es recomendable proporcionarle algo para que pueda crecer y sostenerse; podría ser alambre, ramas o un árbol marchito.
  • Evita las plagas mediante el uso de insecticidas.
  • El momento ideal para plantar es a inicio de primavera.